Liberbank ha visto cómo se han esfumado de su balance 489 millones de euros de recursos de clientes en el último trimestre, coincidiendo con el colapso de Popular y el contagio en bolsa que le hizo caer un 40% en los días posteriores a su resolución y venta a Santander. Aunque es evidente que el ruido generado por Popular puso en el punto de mira al grupo que nació de la fusión entre Caja Cantabria, Cajastur y Caja Extremadura, los ejecutivos de la entidad han asegurado, en el marco de la presentación de resultados del semestre, que la evolución ha sido la previsible ante el cierre de oficinas.

«Tenemos una cuota media en depósitos del 25% que en algunas zonas llega al 30%. En los últimos 12 meses hemos cerrado el 20% de la red con un efecto inapreciable en los recursos de clientes y, en un momento de tipos de interés como el actual, se está viendo un trasvase de depósitos a plazo a productos de ahorro a la vista y a productos fuera de balance, con un crecimiento de fondos de inversión del 24% en términos interanuales», ha señalado Jesús Ruano, director financiero del banco.

El grupo, que ha ganado 67 millones hasta junio, quiere triplicar los ingresos por comisiones en tres años

Con el objetivo de reforzar la gestión de activos fuera de balance, la entidad ha firmado recientemente un acuerdo con JPMorgan Asset Management para delegar la gestión de los fondos de fondos y para la comercialización directa de fondos de la gestor americana en la red del banco español. Actualmente tienen 453 millones en carteras de fondos. El acuerdo «se va a convertir en uno de los principales ejes de crecimiento en fondos de inversión», ha apuntado Ruano, quien ha recordado que tienen 453 millones en carteras de fondos.

«Nuestro objetivo es duplicar la exposición a fondos pasando de 2.500 millones a 4.500 millones en tres años, duplicando el peso que tenemos sobre depósitos. Nuestra cuota actual es baja frente a los comparables» de en torno al 7%, cuando sus competidores tienen el doble, ha añadido Ruano.

Liberbank pretende lograr un mix de activos más equilibrado -actualmente el crédito hipotecario supone el 65% del balance- y triplicar las comisiones en este periodo, ha manifestado el directivo durante la presentación a analistas.

Venta inminente

El consejero delegado de la entidad, Manuel Menéndez ha reconocido que venderá Mihabitans, su filial inmobiliaria, por un precio que rondará los 85 millones de euros. La operación se cerrará de forma inminente en las próximas semanas.

El objetivo del plan es potenciar y acelerar la ejecución de su estrategia de reducción de activos inmobiliarios de Liberbank. En concreto, el grupo ya ha acometido ventas de activos adjudicados por importe de 255 millones hasta junio, pero con la colaboración de un gestor especializado espera superar los 410 millones previstos para el conjunto del ejercicio. En plan proyecta la venta de activos adjudicados por 625 millones de euros en 2018 y de 850 millones de euros en 2019.

La entidad ha recibido ofertas por más de 85 millones de euros por su filial inmobiliaria

Por otro lado, el director financiero de Liberbank ha explicado que el nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), con el que la entidad espera reducir su plantilla en 525 trabajadores entre 2017 y 2019 mediante bajas incentivadas y voluntarias, propiciará ahorros de costes de 16 millones de euros anuales a partir de 2018.

Este plan, para el que se ha dotado una provisión de 52 millones de euros, provocará la salida de 317 empleados de aquí a finales de año, mientras que el resto de bajas se efectuarán más adelante.

Las bajas voluntarias irían dirigidas, principalmente, a trabajadores nacidos en 1956, 1957 y 1958, es decir, a los que actualmente tienen 59, 60 y 61 años, aunque también podrán acogerse a las mismas el resto de trabajadores de Liberbank y Banco Castilla-La Mancha.

Además, la dirección de la empresa plantea reducciones de jornada de entre el 10,04% y el 13,56% y movilidad geográfica a los afectados en los mismos términos en los que se establecieron estas dos medidas en el ERE firmado en 2013.

Más de 300 empleados saldrán del banco este año en el marco del plan de reducción de costes

Liberbank logró un beneficio neto atribuido de 67 millones hasta junio, lo que supone un descenso del 7,8% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. A cierre de junio, la tasa de morosidad se situó en el 11,3%, con un retroceso en el último año de los préstamos en mora de 1.613 millones de euros y un descenso de 395 millones sólo entre abril y junio.

La previsión de la entidad es finalizar el ejercicio 2017 con una mora inferior al 9%, y llegar al 5% en 2018, mientras que para 2019 el objetivo se sitúa en el 3,5%. Excluida la cartera de crédito promotor, la tasa de mora de Liberbank alcanza el 7,6%.