La plana mayor de la Ejecutiva Confederal de Comisiones Obreras (CCOO) encabezada por su secretario general, Unai Sordo, ha presentado este jueves por la tarde “una propuesta de diálogo urgente” para Cataluña. Lo ha hecho sin el otro sindicato mayoritario, UGT, con el que se ha posicionado estos días sobre el conflicto catalán. Hasta hoy: en su anuncio, Sordo ha instado al Gobierno y al Govern ha utilizar “dos espacios de diálogo”.

El primer espacio apunta a la discusión “sobre un nuevo marco de autogobierno para Cataluña”, que podría estar perfectamente acompañado de una “reforma de la Constitución”; el segundo ámbito de negociación sería pactar “una consulta para que Cataluña pueda votar”. El secretario general de CCOO no ha precisado si dicha consulta debería ser un referéndum para la independencia o algún plebiscito similar. “Un referéndum podría ser una reforma del Estatut” ha planteado, justificando que no es a su organización a la que le corresponde pactar esa consulta.

UGT se descuelga

Sordo reclama evitar “medidas unilaterales”. “No hay ningún problema con UGT”, ha respondido al ser preguntado que por qué no comparecía junto con su homólogo, Pepe Álvarez. “Dentro de nuestra autonomía hemos considerado que no podíamos esperar más”.

Pero otras fuentes señalan que UGT se ha descolgado de la rueda de prensa. Ambos sindicatos han vivido tensiones tras el 1-O por la convocatoria de huelga general de la CGT: CCOO y UGT se desmarcaron de la convocatoria pero sí secundaron el “paro de país” convocado el día 3.

“Queremos sacar el tren de una vía que solo va hacia el choque frontal”. Unai Sordo finalmente ha rechazado proponer un mediador, una idea que suena con fuerza estos días.