El traslado de empresas fuera de Cataluña se mantuvo constante tanto en la jornada electoral del 21 de diciembre, en la que se certificó la mayoría absoluta de la unión de las fuerzas independentista, como al día siguiente, ya con el 100% de los votos escrutados. Casi medio centenar de compañías suscribieron en los registros mercantiles su salida del territorio catalán en esos días, frente a la entrada de solo siete empresas.

Estas cifras muestran que, lejos de haber tenido un efecto balsámico y estabilizador, que podría haberse visto reflejado en una vuelta de compañías previamente trasladadas, la incertidumbre tras el 21-D, al menos de momento, sigue haciendo mella.

Concretamente, hasta 19 de empresas se sumaron a este éxodo el 21-D, que se inició tras la celebración del referéndum del 1-O, y que suma ya 3.160 empresas. Al día siguiente, otras 21 compañías abandonaron Cataluña.

Los registros mercantiles han dado a conocer estos datos coincidiendo con la publicación del informe trimestral sobre la economía española del Banco de España en el que la entidad emisora asegura que la crisis catalana ya está impactando en el crecimiento de Cataluña, por la crisis política que vive la región.

¿El daño ya está hecho?

Aunque prevé que el PIB del conjunto de España experimente en el último trimestre del año un ritmo de avance similar al observado en el trimestre anterior, en el entorno del 0,8%, avisa de que Cataluña crecerá menos que el conjunto de la economía y perderá dinamismo.

La nota optimista la ha puesto la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que ha elevado en dos décimas, hasta el 0,7%, su previsión de crecimiento de la economía catalana para el cuarto trimestre del año, gracias a los mejores datos del índice de comercio minorista en la región el pasado mes de noviembre y por la menor incertidumbre, y en otras dos décimas para el primer trimestre de 2018, hasta el 0,8%, informa Europa Press.

Así se desprende de la actualización del modelo Mipred Cat, que pronostica la tasa de crecimiento en tiempo real del PIB de Cataluña. Señala que los datos del índice de comercio minorista catalán del mes de noviembre elevan la previsión de crecimiento del PIB de la comunidad autónoma hasta el 0,68% para el cuarto trimestre de 2017 y hasta el 0,78% para el primer trimestre de 2018.

«Esta evolución es un reflejo de la reducción de incertidumbre que se registró durante el mes pasado», destaca la Autoridad Fiscal, que mejora en casi dos décimas su pronóstico de avance del PIB catalán para el cuarto trimestre, desde el 0,49% que estimaba anteriormente, y en la misma medida para el primer trimestre de 2018, desde el 0,59% que pronosticaba antes.