Andoni Goicoechea apenas alcanza la treintena y protagoniza uno de esos casos de éxito que se estudian en las escuelas de negocio. Un médico venezolano de ascendencia vasca que trabajaba en la unidad de Geriatría del Hospital de La Paz cuelga la bata y el estereoscopio para montar una pequeña hamburguesería en la madrileña calle de María de Molina. Eso fue hace cinco años. Y ese primer local fue el germen de lo que es hoy el imperio Goiko Grill, una referencia en el segmento de las hamburguesas gourmet.

Hoy cuenta con 30 establecimientos propios en España -ninguno franquiciado-, una plantilla de más de 300 empleados y en 2016 facturó más de ocho millones de euros generando un beneficio de 853.000 euros, según los últimos datos disponibles en el registro mercantil. En 2017, la cifra se ha disparado por encima de los 20 millones.

La compañía, fundada por un venezolano de ascendencia vasca, nació a finales de 2012 y ya factura más de 20 millones de euros

Goiko Grill se ha hecho en un tiempo récord un hueco en el sector de la restauración. Andoni Goicoechea, artífice del milagro pese a carecer de cualquier tipo de experiencia en hostelería hasta que se embarcó en la aventura, quiere poner los mimbres para impulsar su negocio en el futuro.

Para ello, Goicoechea encargó recientemente a la firma de asesoramiento Arcano un informe para valorar distintos escenarios y vías de crecimiento. Entre las alternativas, figuraba desde la búsqueda de un socio nacional o internacional o la entrada de un fondo hasta una posible venta. El análisis fue ejecutado y la conclusión de Goicoechea, al menos, de momento es “seguir creciendo como hasta ahora, con locales propios y buscando la excelencia de la calidad de los productos”, asegura a El Independiente. 

Entretanto y mientras los rumores en el mercado acerca de su posible venta menudean, el médico convertido en empresario descarta de plano esta posibilidad. “No voy a vender Goiko. Los rumores llevan en el mercado mucho tiempo, pero la realidad es que desde que abrimos el primer Goiko he mantenido el 100% de la propiedad”, asegura. “En España tenemos aún gran potencial de crecimiento y a partir de 2019 podríamos plantearnos dar el salto internacional”, añade.

Asegura que la compañía no está venta y busca oportunidades para crecer con la compra de alguna pequeña cadena

Ahora mismo, explica, “estamos centrados en abrir más locales y, si tenemos la oportunidad, comprar alguna pequeña cadena para acelerar la expansión. Recientemente nos acercamos a una compañía en Barcelona, pero finalmente la operación no salió”.

El directivo presume el amplio conocimiento que todos los empleados tienen de Goiko. “Fomentamos la promoción interna y muchos de los empleados con altos cargos en la compañía hoy son los mismos que empezaron hace unos años en los restaurantes”, asegura. Aun así, sí reconoce que está profesionalizando la gestión e incorporando personal cualificado.

En este sentido, pone como ejemplo que, por primera vez, han elaborado un plan de negocio que presentaron recientemente a media docena bancos para financiar su crecimiento. “El año pasado fue la primera vez que recibimos un préstamo bancario”, asegura.