La muerte de una viandante en Tempe (Arizona, Estados Unidos) durante las pruebas de conducción del coche autónomo (sin conductor) de Uber ha supuesto un golpe para la compañía de economía colaborativa. Uber ha cancelado todas sus pruebas. Del siniestro ha informado la policía de Tempe, según ha recogido la prensa norteamericana.

Según The New York Times, el accidente ocurrió la pasada noche (del domingo 18 al lunes 19 de marzo) y las autoridades no han aportado información relativa a la víctima (nombre, datos personales, etcétera). Se espera que lo haga en las próximas horas.

Varios medios aseguran que la atropellada ha muerto en el hospital a causa de las heridas sufridas en el accidente.

Se trata de la primera vez que un coche autónomo mata a una persona, con lo que se abre el debate sobre la seguridad de este tipo de vehículos dotados, supuestamente, de las tecnologías más punteras. Hasta ahora, el único incidente de este tipo que se conocía era el de un hombre que se murió tras estrellarse el Tesla en el que viajaba usando su piloto automático.

El programa piloto del coche autónomo de Uber estaba siendo probado por la compañía en San Francisco, Pittsburgh, Phoenix (EEUU) y Toronto (Canadá), que han quedado suspendidos hasta nueva orden.

«Nuestros corazones están con la familia de la víctima. Estamos cooperando plenamente con las autoridades locales en su investigación de este incidente», ha indicado la compañía en un comunicado.