IAG, el holding que agrupa a Iberia, Vueling, British Airways y Aer Lingus, obtuvo en el primer trimestre un beneficio de 794 millones de euros, lo que supone multiplicar 14 veces el resultado del año anterior (57 millones). Un crecimiento desbordante que estuvo motivado por inyecciones millonarias extraordinarias durante el periodo.

Los cambios ejecutados en los planes de pensiones de British Airways propiciaron una «reducción excepcional del pasivo» del grupo por prestaciones definidas por valor de 872 millones de euros y de los costes en efectivo asociados por acuerdos transitorios por valor de 192 millones de euros. Unos importes netos que figuran como partida excepcional de 678 millones de euros dentro de la cuenta de resultados.

Sin estas partidas excepcionales, IAG registró un beneficio de 206 millones, lo que implica casi triplicar (+186%) el resultado del primer trimestre del año pasado. El beneficio de las operaciones –que mide mejor la evolución del propio negocio- se situó en 280 millones de euros, un 75% más que en el primer trimestre de 2017, lo que supone un incremento de 120 millones de euros con respecto al año anterior. Los ingresos totales crecieron un 2,1%, hasta 5.022 millones de euros.

Durante el primer trimestre, el beneficio operativo después de partidas excepcionales alcanzó los 919 millones de euros, lo que supone un multiplicar por 6,5 veces el alcanzado un año antes (+552%). «Hemos registrado otro rendimiento trimestral sólido con un beneficio de las operaciones de 280 millones de euros antes de partidas excepcionales, superando así los 160 millones de euros del año anterior», ha destacado el consejero delegado de IAG, Willie Walsh

Sin comentarios sobre Norwegian

Walsh ha evitado realizar comentarios sobre la posibilidad del grupo de lanzar una OPA sobre el 100% de Norwegian, a preguntas de los periodistas. El 12 de abril, IAG anunció la compra del 4,61% del capital de Norwegian Air Shuttle, un participación minoritaria destinada a establecer una posición desde la cual iniciar conversaciones con la compañía noruega, abriendo la puerta a la posibilidad de lanzar una OPA sobre el 100%.

Hoy el grupo ha confirmado la toma de contacto con el consejo de administración de Norwegian con respecto a una posible oferta, sin llegar a un acuerdo. Actualmente, está considerando sus opciones en relación con la aerolínea noruega, señala en su presentación a los inversores.

Según figura en el orden del día de la convocatoria de su próxima junta de accionistas, el consejo de administración pedirá autorización para emitir valores convertibles o canjeables por valor de 1.500 millones de euros, así como para amortizar hasta 185 millones de acciones propias, representativas de un 9% del capital.

La compañía ha reformulado los resultados del primer trimestre de 2017 para reflejar las nuevas normas contables NIIF 15 ‘Ingresos procedentes de contratos con clientes’ y NIIF 9 ‘Instrumentos financieros’.

«Nuestra tendencia positiva de los ingresos unitarios de pasaje continúa con un incremento del 3,5% a tipos de cambio constantes. Esta tendencia se benefició del efecto de las fechas de la Semana Santa. Nuestros costes unitarios excluido el combustible antes de partidas excepcionales disminuyeron un 0,9% a tipos de cambio constantes», ha añadido el directivo.

El impacto del combustible

Por el lado de los costes, los gastos de combustible aumentaron un 4,7% con un incremento significativo de los costes unitarios de combustible del l10,4% a tipos de cambio constantes debido a los precios medios del carburante después de coberturas.

Los gastos de propiedad descendieron un 3%, mientras que los gastos unitarios de propiedad a tipos de cambio constantes disminuyeron un 1,6% gracias al crecimiento eficiente por la incorporación de nuevos aviones con 551 aviones en servicio a 31 de marzo. De su lado, los gastos de personal aumentaron un 0,2% en el primer trimestre de 2018 respecto al año anterior, sin registrar variación en el número de plantilla.

Los gastos no operativos netos durante el trimestre ascendieron a 34 millones de euros, tras recortarse un 49% frente a los 67 millones de euros contabilizados un año antes, principalmente por la reducción de gastos netos de financiación.

Un mejor 2018

A los niveles actuales del precio del combustible y tipos de cambio, IAG aún espera que su beneficio de las operaciones en 2018 muestre un incremento respecto al año anterior. El grupo aéreo prevé crecer un 6,8% este año gracias al aumento de capacidad previsto en todas sus aerolíneas (+10,1% en Aer Lingus; 2,6% en BA; del 7,9% en Iberia; del 13,3% en Vueling, además del incremento de oferta en LEVEL con la incorporación de tres aviones adicionales, hasta cinco en verano).

La compañía prevé que tanto los ingresos unitarios de pasaje como los costes unitarios, excluido el combustible, mejoren a tipos de cambio constantes.

IAG cuenta con una posición en efectivo de 7.442 millones de euros, similar al año anterior, mientras que la deuda neta ajustada se redujo en 651 millones de euros, un 9,2% menos, hasta los 6.447 millones. Con todo, el ratio de deuda neta ajustada/Ebitdar bajó 0,3 puntos hasta 1,2 veces.

De cara al ejercicio completo, mantiene objetivos y su intención de devolver 500 millones a los accionistas a través de recompra de acciones a lo largo de este año, como ya había anunciado. Además, ha propuesto el pago de un dividendo complementario en efectivo de 14,5 céntimos de euros (0,145 euros) por título, sujeto a la aprobación de la junta de accionistas en junio, que se abonaría a partir del 2 de julio.