Acudió lo más granado del empresariado que bordea el litoral mediterráneo, entre Barcelona y Almería. No se perdieron este jueves 27 de septiembre el acto por el Corredor Mediterráneo en la capital barcelonesa los ejecutivos Juan José Brugera (Colonial y Cercle d’Economia), Artur Carulla (Agroalimen), Javier Godó (Grup Godó), Clemente González (Ifema), Jordi Gual (Caixabank), Araceli Císcar (Dacsa), Juan Roig (Mercadona), Javier Moll (Prensa Ibérica Media), Josep Oliu (Sabadell), Josep Terradellas (Casa Tarradellas), Miguel Torres (Familia Torres), José Sevilla (Bankia), José García-Carrión (García Carrión) o Eduardo y Mar Martínez-Cosentino (Cosentino).

Es decir, hubo respaldo desde Madrid a la petición masiva a Fomento, cuyo ministro José Luis Ábalos por supuesto estuvo presente, junto con el presidente de la Comunidad Valenciana Ximo Puig.

Clamor por la España “circular”

Ábalos prometió que el Corredor Mediterráneo conectará desde Algeciras con la frontera francesa en 2021 en ancho estándar. “Confío en que para 2021 estará en servicio, con obras finalizadas aunque con alguna ejecución en algún tramo”, ha dicho Ábalos en el ‘Gran Encuentro por el Corredor Mediterráneo’ en el Palau de Congresos de Catalunya en Barcelona.

“Conectaremos desde Algeciras con la frontera francesa en ancho estándar”, ha agregado el ministro. “La red puede estar hecha. Ahora hay un gran impulso y hay que procurar que no decaiga. El impulso es técnico, pero lo financiero está cubierto, así que estamos en la recta final”, ha añadido ante más de un millar de empresarios.

“Mucho tiempo sin dotación”

El titular de Fomento ha lamentado que esta infraestructura ha estado “bastante tiempo” sin dotación debido a la crisis económica, lo que provocó que la obra pública se resintiera. Por ello, ha puesto en valor el papel de la clase empresarial y del conjunto de la sociedad a favor de esta infraestructura de “dimensión nacional” que ayudará a la cohesión social del conjunto del país.

El encuentro, organizado por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), persigue escenificar la importancia y necesidad de esta infraestructura, concienciar al conjunto del país para que se implique en su reivindicación y conseguir que las administraciones se impliquen en su ejecución. El clamor ha sido apostar por la “España circular” frente a la España “radial”, la que conecta sus partes con Madrid, la capital.