FTI Consulting, una de las firmas de consultoría financiera más grande del mundo, desvela que los políticos españoles son mucho más impopulares, incluso, que los banqueros. Según los resultados de la encuesta realizada por la consultora americana para entender el comportamiento de los votantes en las elecciones para el Parlamento Europeo que se celebrarán a finales de mayo, los políticos son el colectivo que genera más odio y desconfianza en España, seguido por el clero, los banqueros y los empresarios.

El informe supone un revés para la clase política en nuestro país, al salir incluso peor parada que el demonizado sector bancario, estigmatizado tras los desmanes de la crisis financiera. La percepción de la sociedad española en torno a sus dirigentes políticos es más negativa que la que muestran los franceses y los alemanes. Los datos muestran que el 61% de los españoles desconfía y odia a los políticos, frente al 39% de alemanes y 54% de franceses que manifiestan esta misma postura.

Los políticos son el colectivo que genera más rechazo en España, seguido por el clero, los banqueros y los empresarios

En cuanto a los banqueros, un 47% de los ciudadanos españoles señala su animadversión, muy por encima del 28% de franceses y 25% de alemanes. El clero también despierta recelo en España de un modo llamativo, mientras que pasa desapercibido en países del entorno. Así, el 52% de los españoles declara su desconfianza en torno a este colectivo, mientras que el porcentaje ronda el 30% en países del entorno.

Los empresarios también figuran entre los ciudadanos que más disgustan a los españoles. Un 38% tiene una opinión negativa sobre ellos, a diferencia de franceses y alemanes, donde sólo el 18% y 26% muestra desconfianza.

La prensa, a pesar de estar en el punto de mira de partidos como Podemos y Vox, sale bien parada en la foto e, incluso, mejor valorada que en Francia y Alemania. Sólo el 22% de los españoles desconfía de los periodistas, unos puntos porcentuales por debajo de los otros dos países europeos. De hecho, en España, los funcionarios generan más animadversión que los profesionales de los medios de comunicación (24%).

La prensa española, en el punto de mira de partidos como Podemos y Vox, está mejor valorada que en Francia y Alemania

El estudio también concluye que España es uno de los países en los que los medios ejercen mayor influencia de cara a la decisión de voto en las elecciones del Parlamento Europeo. De hecho, más del 40% de los encuestados -en este caso, exclusivamente empresarios- han indicado que su elección se ve condicionado por debates televisivos y entrevistas en televisión.

FTI ha realizado esta encuesta durante el 6 y el 9 de abril entre más de 1.000 ciudadanos en España, Francia y Alemania (3.225 en total), asegurando la representatividad de los mismos en la sociedad.

Elecciones al Parlamento Europeo

El propósito del informe es arrojar luz sobre el resultado de las elecciones europeas. Concretamente, sobre la formación en España, FTI considera que el resultado de los comicios del 28 de abril confirman la postura europeísta del electorado español. «La probabilidad de un Gobierno estable de PSOE refuerza la posición de España en Europa -especialmente considerando que es el mayor país con un gobierno socialdemócrata dentro de la UE», señala.

«Además, la entrada del partido de extrema derecha Vox en el Parlamento ha tenido menos apoyo electoral del que se esperaba. Aun así, según las encuestas, los empresarios esperan un aumento de Vox en las próximas elecciones europeas. Es la segunda vez que Vox opta a sitio en Bruselas, pero la primera vez que puede lograr una representación considerable», añade.

La consultora destaca que España es el único país en el que los empresarios señalan que las razones económicas y financieras son clave a la hora de determinar su voto. «Es interesante que los empresarios españoles ven Alemania como uno de los pilares de la UE, incluso más que los propios empresarios germanos», apunta. «La clase empresarial también considera que España, Alemania y Francia serán los países que más se beneficiarán del Brexit», añade.

Por otro lado, la encuesta revela que el empleo y el sistema sanitario son consideradas como las dos prioridades de los gobiernos de la Unión Europea, seguidos por la educación y la prosperidad económica. Es decir, apostilla FTI, «los empresarios españoles piensan que los gobernantes deberían poner el foco en los servicios públicos, al tiempo que adoptan medidas para impulsar la actividad económica».

Sobre todo, los líderes españoles son los que preferirían que las instituciones europeas tuviesen más poder de decisión que su propio gobierno a nivel nacional. Especialmente en cuestiones trasfronterizas como la inmigración, las políticas de defensa y la regulación económica. Sin embargo, la mayoría también teme que la regulación europea pueda tener una influencia negativa, frenando la prosperidad de España y que las políticas de competencia de la Unión Europea impidan que las empresas del bloque se vuelvan más fuertes en el escenario mundial.