Los hechos que se juzgan se remontan a hace casi tres años, al 23 de septiembre de 2016. Aquella tarde dos vehículos deportivos de gran ciclindrada de la marca Mercedes Benz circulaban por la carretera A2124. A su paso por la localidad alavesa de Peñacerrada uno de ellos hizo un adelantamiento que podría haber sido la causa del accidente posterior que provocó en un tercer automóvil.

El incidente hubiera pasado casi desapercibido si quienes conducían ambos automóviles de alta gama no hubieran sido el presidente de Mercedes Benz en España, Emilio Titos, y su hijo. Aquel accidente de tráfico y las circunstacnias y responsabilidades de sus autores es lo que se intenta esclarecer desde esta mañana en la Audiencia Provincial de Alava en un juicio en el que tanto Titos como su hijo se enfrentan a una peticion de pena por parte de la Fiscalía de dos años de prisión, la retirada del carnet de conducir y 12.000 euros en concepto de indemnización.

En la sesión ambos acusados han negado las acusaciones. Tanto el presidente de Mercedes como su hijo han negado que circularan a gran velocidad y por encima de lo permitido así como haber sido los causantes del accidente del denunciante. Titos ha afirmado que la conducción que llevaron a cabo fue la propia de quien sale a dar “un paseo para disfrutar” pero en ningún caso de quien se dispone a competir.

En el juicio, en el que también se presenta una acusación particular, también se intentaba esclarecer si ambos encausados incurrieron, además de en un delito contra la seguridad vial por una supuesta conducción temeraria, en otro de omisión de socorro. Finalmente esta acusación se ha retirado. Según el escrito de acusación, ambos conductores no detuvieron sus vehículos tras la maniobra que provocó el accidente.

El conductor que sufrió el accidente ha relatado cómo ambos coches -de más de 500 caballos de potencia- circulaban “muy rápido y muy pegados” y con una conducción inadecuada para esa vía. Ha señalado que tras adelantarle uno de ellos el segundo provocó que tuviera que da un frenazo brusco lo que provocó el siniestro. Ha apuntado que su coche quedó completamente destrozado.

Una testigo de lo sucedido, y que fue la que posteriormente atendió al conductor accidentado, ha relatado la escena de modo similar, subrayando que tanto el presidente de Mercedes como su hijo circulaban a gran velocidad y que ella tuvo “una sensación de carrera” entre ambos automóviles.

Los hechos se remontan al 23 de septembre de 2016 cuando en torno a las 16.15 horas -según adelantó eldiarionorte.es- ambos deportivos circulaban por la A2124. En un momento dado, cuando circulaban por la localidad de Peñacerrada (Alava) uno de los automóviles habría realizado un adelantamiento. Según el ministerio Fiscal, ésta habría sido la causa de la salida de la calzada del vehículo adelantado. El escrito de acusación señala que ambos deportivos circulaban a una gran velocidad. El tercer conductor se salio de la calzada y chocó. Tuvo que ser asistido por terceras personas.

Los dos automóviles de gran ciclindrada estaban destinados a ser expuestos en una jornada de puertas abiertas programadas por Mercedes Benz en Vitoria. La multinacional del automóvil tiene una planta en la capital alavesa y que es la mayor empresa del territorio alavés, cuya máxima responsabilidad también recae en Emilio Titos desde 2008.