En pleno G-7 y con las bolsas mundiales aún tambaleándose, Donald Trump da un paso más en su guerra comercial con China. El presidente de los Estados Unidos, que este viernes pidió a las empresas de su país que abandonen China y trasladen la producción a Norteamérica, ha anunciado además una nueva subida de aranceles a los productos importados desde el país asiático.

Así, a partir del 1 de octubre, 250.000 millones de dólares de exportaciones chinas, actualmente gravadas al 25%, pasaran a estarlo al 30%. Se trata de alimentos, sedas, materiales químicos, materiales de construcción, maquinaria, minerales, tejidos…entre otros miles de productos que originalmente se gravaban al 10%. Pasaron a estarlo al 25% en mayo de este mismo año, y ahora aumentan hasta el 30%.

[Consulte la lista completa]

Además, el resto de artículos generales, actualmente gravados al 10%, pasarán ahora a estarlo al 15% por decisión del presidente de los Estados Unidos, que lo ha anunciado en Twitter, en respuesta a la nueva subida de aranceles anunciada por China esta semana.

«Durante muchos años, China y otros muchos países han estado aprovechándose comercialmente de los Estados Unidos. Nuestro país ha perdido cientos de miles de millones al año con China, sin final a la vista», ha comenzado Trump en su mensaje a los norteamericanos.

«Por desgracia, las anteriores Administraciones han permitido a China llegar tan lejos que se ha convertido en un agobio para el contribuyente norteamericano», ha dicho el presidente estadounidense, que defiende que «no puede permitir más tiempo» esta situación.

China, defiende Trump, «no debería haber puedo nuevos aranceles a 75.000 millones de dólares de productos estadounidenses». Acto seguido ha anunciado el aumento de los impuestos para las importaciones chinas, superiores a los 550.000 millones anuales.

Efecto en las bolsas

La decisión de Trump ha provocado fuertes caídas en las bolsas mundiales, empezando por el índice S&P 500, una de las referencias en Wall Street, que cayó un 1% en sólo tres minutos, justo después de que Trump realizara el anuncio. El desplome ha continuado en las horas siguientes y ha llegado al 2,2% a la baja en el día. Un desplome en línea con el de otros productos de referencia del mercado norteamericano, como el precio intermedio del petróleo de Texas, que cayó un 2,1% en el día.

Bolsas europeas como la alemana en Frankfurt han cerrado perdiendo bruscamente un 1,15% tras el anuncio de Trump, prácticamente el mismo porcentaje que París. Milán se ha dejado algo más (1,65%), lastrada por la crisis política en Italia.