Tras dos años en el cajón, la tramitación de la ley que pondrá en marcha el sandbox financiero empieza a coger forma. El Gobierno ha conseguido tras saltar varios obstáculos llevar al Congreso la norma que dará a bancos y fintech la oportunidad de probar con clientes reales (y siempre bajo la supervisión del Banco de España) proyectos que impliquen aspectos aún no contemplados en la regulación y la ley ha pasado ya la fase de enmiendas, en la que todos los grupos han hecho aportaciones sobre la base de sacar adelante el proyecto, salvo uno: ERC.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate