Economía

El 52% de los accionistas de Prisa acuerda destituir a Javier Monzón en una votación por sorpresa

Javier Monzón.

Javier Monzón. EP

La Junta de Accionistas de Prisa, convocada para aprobar la venta de Santillana España, ha aprobado este viernes el cese de Javier Monzón como presidente del grupo, después de que el accionista de referencia, Amber Capital, así lo solicitara.

Tras llevarse a cabo la reunión de la junta según estaba previsto inicialmente, se ha llevado a cabo una votación adicional para atender la petición de cese que horas antes presentó Amber Capital ejerciendo su derecho a introducir un nuevo punto del orden del día.

«Javier Monzón no comparte claramente esta visión estratégica [vender Santillana], por lo que Amber considera que ha llegado el momento de que no siga al frente del grupo. No podemos seguir confiando en quien pretende ejecutar una estrategia que consideramos contraria a los intereses sociales y de los accionistas», ha trasladado Amber Capital a la junta.

La propuesta de cese ha sido apoyada por el 52% de los accionistas que estaban presentes o que habían cedido su representación en la junta de accionistas de Prisa, que, ante esta eventualidad, ha cancelado la reunión del Consejo de Administración que estaba prevista para esta tarde, según han confirmado a Efe fuentes de la empresa.

El secretario del consejo de administración ha expresado en una declaración leída que el fondo ha señalado que habría preferido que «Monzón se apartase voluntariamente de su cargo y así se lo ha hecho saber, pero ante su reiterada negativa, Amber se ha visto obligada a tomar una decisión tan excepcional como proponer su cese en junta de accionistas».

Monzón ha defendido en su intervención de réplica su gestión y ha sostenido que «no es veraz ni responde a los hechos que yo no comparta esta visión estratégica, que he impulsado y que creo haber conseguido que haya sido aceptada por el consejo por unanimidad y por una amplísima mayoría que me consta de nuestros accionistas». «Siempre he actuado con el ánimo de buscar el entendimiento de los accionistas y así lo seguiré haciendo en todo momento, porque eso es lo que beneficia a la compañía. He evitado siempre la división o fractura entre los accionistas y consejeros y en un día como hoy he querido seguir actuando igual», ha añadido Monzón.

Fuentes de mercado han explicado a Europa Press que Telefónica ha decidido apoyar la propuesta de destitución de Monzón con el objetivo de defender el interés de sus accionistas tras los últimos acontecimientos en Prisa como consecuencia de la oferta de compra no solicitada que formuló el empresario asturiano Blas Herrero, propietario de Kiss FM, sobre sus activos de prensa y radio.

Aunque la operadora considera su inversión en Prisa como un activo no estratégico y su participación está puesta a la venta a la espera de que mejore la situación de los mercados y pueda obtener un precio adecuado por la misma, en Telefónica consideran necesario que haya «seriedad y profesionalidad» en la gestión de los activos en los que está presente.

Así, en la compañía de telecomunicaciones creen que la oferta lanzada por Blas Herrero ha puesto de relieve una situación que no maximiza el valor de la compañía y en la que parece que «cualquiera puede hacer una oferta, de cualquier manera y a cualquier precio» por Prisa, lo que es un «síntoma muy claro de que hace falta otra gestión y otro liderazgo».

Las fuentes inciden en que la intención de Telefónica es seguir con su política actual de no entrar en el consejo de administración de Prisa ni interferir en su gestión, pero remarcan que, tras los acontecimientos de los últimos días, era evidente que hacia falta un cambio de rumbo en el grupo de comunicación.

El consejo de administración de Prisa prevé reunirse la semana próxima para estudiar el nombramiento de un nuevo presidente y para analizar la situación de la compañía.

Comentar ()