Economía | Empresas

Las eléctricas ganan 4.000 millones en bolsa a la espera de que Ribera les devuelva los beneficios caídos del cielo

El Gobierno se plantea dar marcha atrás a las propuestas sacadas adelante en Consejo de Ministros

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. EFE

Golpe de efecto de las empresas eléctricas. Las empresas del sector cogieron fuerza en bolsa y se revalorizaron hasta un 7% en una sola jornada gracias a la posibilidad de que el Gobierno pueda devolver los beneficios caídos del cielo a aquellas compañías que no necesitan de gas para producir electricidad.

El Real Decreto, que aún debe salir adelante en el Congreso de los Diputados, instaba a las compañías eléctricas a devolver parte de los beneficios extraordinarios que obtienen al repercutir sobre las centrales de generación de electricidad los costes de gas que no soportan.

El Ejecutivo estima ese importe en 2.600 millones de euros. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se refirió a esta cantidad en una entrevista de TVE como «beneficios caídos del cielo».

Es decir, que las empresas que no tenían la necesidad de utilizar gas para generar electricidad deberían pasar por caja y abonar esa cantidad, que iría destinada a que el recibo de los españoles estuviera menos tensionado, una vez que no paran de sucederse máximos históricos en el mercado mayorista de la electricidad. 

“El Gobierno sigue trabajando para superar una coyuntura extraordinaria. Y ha iniciado una ronda de contactos con la industria, los consumidores y también con las eléctricas, con las que siempre hemos mantenido los canales de interlocución», explican fuentes del Ministerio de Transición Ecológica.

Estas palabras surtieron efecto sobre el parqué y han dado algo de vida a los títulos de Iberdrola o Endesa, que han llegado a perder más de un 20% debido a los varapalos que han llegado en forma de hachazos fiscales a dichas empresas. Así, en la jornada del jueves, las eléctricas ganaron cerca de 4.000 millones de euros. Iberdrola subió un 7%, siendo la cotizada que mejor se comportó en el Ibex 35.

Por su parte, Endesa se revalorizó un 4,59%. Este empujón propició que la capitalización bursátil de la cotizada se incrementara casi en 1.000 millones de euros. «El principio de negociación entre las partes debería llevar a un rebote en el sector, a la espera de que vayan avanzando. Nuestras favoritas para aprovecharse de él son Iberdrola y Acciona», señalan los analistas de Banco Sabadell en su informe diario bursátil. 

«En cualquier caso, aunque se aborde un cambio de la norma, el objetivo del Gobierno es que las compañías contribuyan en la solución. Las opciones podrían ser el aplazamiento de la norma o una modulación de la misma, pero no descartamos que se llegue a un acuerdo de mayor calado. Ribera había mostrado su disposición a revocar las medidas si lograba algún acuerdo efectivo con la UE, para hacer frente a la crisis. Precisamente la UE, además de medidas fiscales y sociales, estaría estudiando la necesidad de reformar el sistema de precios (por el impacto del gas) y la propuesta de compra conjunta de dicha materia prima», añaden.

Reunión a la vista

Tras el distanciamiento entre eléctricas y el Gobierno, Teresa Ribera quiere suavizar el tono guerrero que ha reinado durante las últimas semanas y prepara una serie de reuniones con los principales presidentes de las energéticas para conocer de primera mano posibles soluciones a la crisis energética.

El Ejecutivo entiende que las empresas pueden quedar gravemente dañadas si salen adelante las propuestas aprobadas en el Consejo de Ministros, pero considera que deben arrimar el hombro para aliviar la factura eléctrica.

Fuentes del sector “valoran positivamente” el cambio de postura del Ministerio de Transición Ecológica e insisten en “buscar propuestas, medidas y soluciones para poner fin al problema que se lleva dando en toda Europa desde hace meses”. 

Además de las conversaciones con los presidentes de las energéticas, el Gobierno de Pedro Sánchez ha llevado el caos eléctrico y gasístico a Bruselas. Las conversaciones, según apuntan desde el Ejecutivo, han sido positivas y esperan que antes de fin de año salgan adelante varias propuestas para intentar abaratar la factura eléctrica conjuntamente. 

Parón energético

El cambio de opinión del Gobierno viene precedido de un órdago lanzado por las empresas generadoras de energía.La energía eólica y la fotovoltaica estuvieron más de la mitad del domingo sin producir por el efecto del plan de choque aprobado por el Gobierno para frenar la escalada en el alza de la luz. En concreto, estos dos tipos de energía renovable, que es precisamente la que pretende impulsar el Ejecutivo en el marco del Plan de Energía y Clima, registraron más de 13 horas sin producir en la jornada del domingo.

Las eléctricas también amenazaron, aunque luego se retractaron, al Gobierno con paralizar la producción de energía a través de las plantas nucleares debido a que con las nuevas condiciones “volverían a generar electricidad aún más en pérdidas”.

Te puede interesar

Comentar ()