Economía

Mapa de los accidentes laborales mortales: los aplastamientos y las caídas, letales este año

Un trabajador en una fábrica. UGT / Europa Press

Los accidentes laborales con fatal resultado se suceden diariamente. En lo que va de año, cada día dos personas han muerto desempeñando su trabajo o de camino -o de vuelta- a él. Este 2022 viene siendo un año especialmente siniestro, opinan los sindicatos, por el mayor número de muertes registradas frente a ejercicios anteriores: en comparación con 2019, cuando no había estallado la pandemia, se han producido un 60% más.

La gota que ha colmado el vaso, llamando la atención sobre estos accidentes, han sido los fallecimientos de trabajadores mientras ejercían sus labores en la vía pública en un mes de julio especialmente caluroso. Como el de José Antonio González, el operario municipal de la limpieza de Madrid que con 60 años sufrió un golpe de calor, o el de un repartidor de propaganda que padeció otro en Paracuellos del Jarama.

Las estadísticas aún no ofrecen datos sobre las muertes durante los meses de julio y agosto, pero con las últimas publicadas sí es posible trazar una radiografía sobre las circunstancias que llevan a los españoles a morir trabajando. ¿Dónde se producen estos fallecimientos? ¿A qué se deben? Y, sobre todo, ¿por qué se están registrando más que en años anteriores? 

Dónde: sobre todo, en las fábricas y la construcción

Los datos oficiales revelan que 87 personas han muerto en lo que va de año (enero-junio) en zonas industriales, sobre todo, en talleres y fábricas (58). La construcción resultó letal para 55 personas, mayormente mientras trabajaban en edificios en construcción (28), aunque también en edificios que estaban demoliendo, renovando o manteniendo (20).

En el medio de transporte en el que se desplazaban al trabajo fallecieron 34 personas, más otras 24 en lugares públicos, mientras que 26 lo hicieron a bordo de navíos, en este caso, por el naufragio del buque gallego Villa de Pitanxo en aguas de Canadá. Otras 19 murieron en lugares más convencionales, como oficinas o bibliotecas.

La causa de la muerte: los atrapamientos y las caídas, letales

Después de los infartos y otras causas naturales, los aplastamientos resultaron el tipo de accidente más letal que llevó a morir a 59 trabajadores durante los últimos seis meses. El año anterior, en cambio, los accidentes de tráfico llevaron a un mayor número de empleados a perder la vida, según refleja la estadística de accidentes de trabajo del Ministerio del ramo, que no entra a valorar quién tuvo la responsabilidad sobre las muertes.

El sindicato CCOO ya denunció a El Independiente que atribuye el incremento de las muertes a una mayor dejadez por parte de las empresas, que tratan de hacer «lo mínimo» ante una posible inspección laboral. Desde la organización también protestaron por la falta de efectivos de la Inspección, clave para prevenir posibles accidentes.

Las edades: aumentan las muertes entre jóvenes

El tramo que sigue resultando más mortífero es el previo inmediatamente a la edad de jubilación. Como sucedió con el trabajador de la limpieza y el repartidor de propaganda, que fallecieron en Madrid en julio y por el calor entre los 50 y los 60 años, se trata de un momento letal para muchos, aunque este año los sindicatos alertan de un aumento de los accidentes entre los más jóvenes.

Las razones aún no están claras, pero CCOO asegura que investigará las causas detrás de este repunte, tanto entre la mortalidad como entre los accidentes más convencionales. Para los sindicatos es preocupante el alza de las muertes y aseguran que no se corresponde con la mayor actividad económica tras la crisis del coronavirus.

Por eso, instan al Ministerio de Trabajo a sentarse con los agentes sociales para reformar la ley y sobre todo piden un refuerzo de la Inspección que resulte efectivo, especialmente para velar por la seguridad de los trabajadores de las empresas más pequeñas, donde no existen los delegados sindicales. Actualmente, existe un grupo de trabajo entre el Ministerio, sindicatos y empresarios, pero los primeros piden que se vaya más allá puesto que no dudan de que el verano va a arrojar cifras aún mayores que las de años anteriores.

Te puede interesar

Comentar ()