Economía

Bankinter anuncia que recurrirá el impuesto a la banca de Sánchez "el día después de pagarlo"

La banca ha vuelto a mostrar su rechazo al gravamen que se aprobó el jueves en el Congreso y que le falta el trámite del Senado

La banca ha vuelto a rechazar el impuesto de Sánchez, asegurando que es “injusto y desproporcionado”. No obstante, solo Bankinter ha anunciado que lo recurrirá “el día después de pagarlo”. Así de tajante se ha mostrado María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter en el XIII Encuentro financiero de KPMG y Expansión. Dancausa ha explicado que hay poco margen de cambio en el texto de la proposición de ley y que lo pagarán, pero que al día siguiente lo recurrirán: “Lo tengo clarísimo”.

Dancausa ha señalado durante su intervención que el impuesto es “discriminatorio, confiscatorio y que no responde a ninguna justificación técnica». Asimismo, la consejera delegada ha explicado que la decisión de presentar un recurso al gravamen no responde solo al daño que este pueda infligir a los clientes y accionistas de Bankinter, sino porque considera que el banco debe luchar para que el sistema tributario español «sea sólido y sostenible y que no responda a criterios emocionales o a simples caprichos».

Algo más tibio se ha mostrado Víctor Iglesias, consejero delegado de Ibercaja, quien ha adelantado durante su intervención que existe una gran probabilidad de que recurra judicialmente el impuesto que gravará al 4,8% los intereses y comisiones de la banca. «Es muy probable que Ibercaja lo recurra posteriormente en los tribunales porque creemos que nos asiste la razón», ha subrayado el ejecutivo de la entidad.

Iglesias ha querido dejar claro que este impuesto “no parece lo más adecuado” y ha apuntado que es “injusto” porque los argumentos en los que se basa para establecerlo no son correctos. Según el banquero, es incorrecto que la banca vaya a recibir beneficios caídos del cielo, tenga beneficios extraordinarios o no haya arrimado el hombro como sector. No obstante, ha indicado que sí es cierto que se va a producir un incremento de los ingresos, también se van a elevar los gastos.

Por su parte, Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, ha señalado que esperan a ver el texto final del impuesto que se tiene que aprobar en el Senado para decidir si recurren judicialmente. Gortázar ha explicado que adoptarán una decisión en consonancia con sus “obligaciones fiduciarias”. El consejero delegado ha comentado que “si el texto final contiene elementos que, desde nuestro punto de vista, que no es conforme a derecho, nuestra obligación es recurrirlo».

En el encuentro financiero también ha particiado el consejero delegado de Banco Sabadell. César González-Bueno ha criticado también el impuesto y ha asegurado que la banca debería repercutirlo como establecen las directrices de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés).

El consejero delegado ha apuntado que el impuesto a la banca se ha construido «muy mal, muy deprisa» y con motivos que «no necesariamente son de mayor eficiencia para la economía en general» y ha añadido que «no ha contado con el sosiego que debe tener cualquier norma», dado que se ha tramitado de forma urgente y no ha pasado por el Consejo de Estado.

«Los impuestos deben ser equilibrados y deben ser neutros. Y nuestros clientes, a los que veremos si les repercutimos o no repercutimos (a ver cómo se aclara este lío de si podemos repercutir o no, pero lógicamente deberíamos repercutir), lo pagarán por aquí en vez de por allá y, por tanto, no se sabe muy bien cuál es la motivación de un impuesto que se ha construido muy mal, que se ha construido muy deprisa y con motivos que no necesariamente son de mayor eficiencia de la economía en general», ha afirmado.

El responsable regional de Europa y consejero delegado de Santander España, Antonio Simões, también ha cargado contra el impuesto temporal a la banca y ha asegurado que el consenso actual de la banca y de supervisores como el Banco Central Europeo (BCE) es que este gravamen «no es la mejor forma de combatir la inflación» y ha afirmado que el objetivo de recaudar 3.000 millones de euros a través de esta figura sobre márgenes netos de interés y comisiones netas «equivale a 50.000 millones de crédito a nivel sectorial».

Para Santander, esta medida se produce en un momento en el que la banca «tiene que ser parte de la solución». «Nos parece la medida equivocada», ha sostenido. Asimismo, ha resaltado que este gravamen afecta a los pequeños accionistas, al poder influir sobre la valoración de la banca en Bolsa. Por último, cree que el impuesto es muy negativo para la competitividad y que genera «inseguridad jurídica» para los inversores.

Finalmente, el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ha subrayado que el impuesto «no es bueno para España» por los efectos que tendrá sobre el crecimiento. Genç ha esgrimido que la entidad está en «total desacuerdo» con la argumentación del Gobierno y ha cuestionado qué beneficios extraordinarios está teniendo el sector financiero. «¿Que los tipos de interés sean positivos es algo extraordinario?», ha indicado durante su intervención.

Sobre la posibilidad de que BBVA plantee algún tipo de recurso legal contra este impuesto, Genç ha explicado que todavía no se ha adoptado ninguna decisión y que «se decidirá a su debido tiempo».

Te puede interesar

Comentar ()