Tres personas han sido detenidas esta mañana por la Guardia Civil y una cuarta ha sido citada para tomarle declaración -al no poder localizarla- por portar imágenes de presos de ETA durante una carrera en apoyo el euskera. La marcha anual, conocida como Korrika, recorre numerosos municipios de Euskadi y Navarra en favor del impulso del euskera entregando un testigo como símbolo de unión en una carrera en su favor. Los hechos que se investigan se remontan al paso de la carrera por la localidad navarra de Berriozar el pasado 6 de abril en la que los arrestados, según sospecha la Guardia Civil, habrían portado imágenes de militantes de ETA.

A instancia de la Audiencia Nacional, los tres detenidos han sido trasladados a dependencias de la Guardia Civil donde se les iba a tomar declaración, a lo que se han negado. Además se les han retirado los teléfonos móviles y se les ha instado a realizar una prueba de ADN a la que también se han negado. La acusación que pesaba sobre ellos era de un posible delito de enaltecimiento del terrorismo. Los tres detenidos han sido posteriormente puestos en libertad a la espera de su probable citación ante un juez. El cuarto investigado ha sido citado para tomarle declaración.

Esta no es la primera vez que se denuncia la utilización de esta carrera para reivindicar la situación de los presos de la banda. Según denunció el Colectivo de Víctimas del Terrorismo, seis días más tarde, el 12 de abril, cuando la carrera llegó hasta la localidad guipuzcoana de Hernani, tuvo lugar otro acto en el que se exhibieron imágenes de los reclusos de ETA. Covite denunció que al paso de la Korrika se procedió a celebrar un acto en el que se reivindicó el regreso a casa de los presos en un acto con presencia de niños y en el que se exhibieron decenas de imágenes de los reclusos.

Pese a que su objetivo fundacional y esencial es el apoyo al euskera, a lo largo de las diferentes etapas de la marcha han sido numerosas las ocasiones en las que se ha aprovechado el paso de la Korrika para reivindicar el final de la dispersión de los presos de ETA. La marcha cuenta con una amplia participación de niños, con la implicación de numerosos centros educativos por cada uno de los municipios por los que discurre.

EH Bildu ha denunciado a través de las redes sociales la detención de las tres personas y que ha considerado que tiene como único objetivo “romper la convivencia” y que revela “un fin claramente político”. La coalición que lidera Arnaldo Otegi ha mostrado su solidaridad con los arrestados.