El partido anticapitalista e independentista de la CUP propone en su programa electoral una renta básica universal de al menos 735 euros al mes para todos los adultos catalanes, que pretenden lograr a través de varias medidas económicas, entre ellas la modificación del IRPF para ajustarlo a un tipo único del 49% y la imposición de una «renta máxima» a las grandes fortunas, a partir de la cual se les aplicaría un tipo impositivo del 100%.

Así lo defiende la CUP en el documento con el que se presenta a las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero. En la página 12 del programa electoral, el partido antisistema se compromete a estos cuatro puntos:

-Hacer efectiva una renta básica universal que garantice un ingreso mínimo del 60% de la actual renta mediana de la población, que establecen en 735 euros mensuales por adulto y 150 por menor.

-Modificar el IRPF a un tipo único del 49% que permita la viabilidad económica de la renta básica. La CUP defiende que con esta reforma el 80% de los trabajadores ganarían más de lo que ganan actualmente.

-Eliminación de todas las rentas percibidas actualmente por debajo de ese mínimo de 735 euros, para ayudar a pagar la renta básica.

-Imposición de un tipo del 100% a partir de una renta máxima, que el programa no detalla.

La propuesta la presentó públicamente este jueves la número 3 de la CUP a las elecciones catalanas, Eulàlia Reguant, en un acto en Barcelona.

Reguant concretó que se trataría de una prestación a la que todo el mundo tendría derecho, «universal e incondicional», sin que se tenga que demostrar los recursos que perciben, ni haya control ni fiscalización de la pobreza, en sus palabras.

La candidata criticó que la actual Renta Básica Garantizada de la Generalitat y el Ingreso Mínimo Vital del Gobierno no consiguen los objetivos que se marcan, que son costosas y que estigmatizan, ya que obligan a los beneficiarios a «mantenerse en la pobreza» para seguir recibiéndolas, según ella.