El periodista Enric Hernández se ha convertido en una bomba de relojería para el pacto del PSC y JxCat en la Diputación de Barcelona. El motivo: Su candidatura a la presidencia de la red de radios locales, XAL en sus siglas en catalán. Los socialistas han propuesto al ex director de El Periódico de Cataluña y ex jefe de Informativos de RTVE, y la propuesta ha levantado ampollas en Junts, partido que no le perdona sus oposición la proceso independentista en 2017.

El próximo 28 de marzo el consejo de administración de la XAL debe votar la designación del nuevo consejero delegado en sustitución de Lluís Garriga, quien este miércoles ha sido nombrado consejero de la CCMA -la corporación de medios de la Generalitat- a propuesta de los socialistas. Se completará así la renovación de la cúpula de la red de televisiones locales de la Diputación, cuyo nuevo gerente es Antoni Molons.

Nombrado el pasado enero a propuesta de JxCat, Molons formaba parte del núcleo duro de Carles Puigdemont en el gobierno catalán como secretario de Comunicación del Govern. Un cargo que le ha valido la imputación por su responsabilidad en la contratación de propaganda del 1-O, en la causa que instruye el Juzgado 13 de Barcelona.

Indignación en Junts

La candidatura de Enric Hernández ha reabierto las críticas del sector duro de JxCat -el que se agrupa en torno a Laura Borràs- que siempre ha cuestionado el pacto en la Diputación con los socialistas. Un acuerdo tejido en su día por el secretario general del PDeCat, David Bonvehí, que los de Junts aceptaron tapándose la nariz.

Pero nunca lo han roto, ni siquiera cuando ERC y la CUP les presionaron por la imputación de la presidenta del PSC y alcaldesa de Hospitalet, Núria Marin, por el caso del presunta corrupción en el Consejo Deportivo de Hospitalet.

Francesc de Dalmases, mano derecha de Laura Borràs, recuerda el papel de Hernández tras los atentados de Barcelona, cuando publicó las advertencias de los servicios secretos de EE.UU. a los Mossos que cuestionaban el papel estelar dado entonces por el independentismo la Mayor Josep Lluís Trapero para asegurar que se trata de una noticia falsa.

«Esto es falso» aseguraba la portavoz de JxCat en el Congreso, Miriam Nogueras. «Si a estas alturas alguien piensa que desde Junts promoveremos a un personaje como este impresentable es que alguien se ocupa de que nuestro mensaje no llegue». Joan Canadell, desmentía la información acusando de «medio unionista y mesa-negacionista» al digital -próximo a ERC- que avanzó la noticia.

Reparto de sillas en la Diputación

Desde el partido, sin embargo, reconocen que el nombre de Enric Hernández está sobre la mesa, aunque descartan que esté cerrado. «Está en discusión» aseguran, aunque «el PSC quiere hechos consumados». Los socialistas guardan silencio, pero exhiben la elección de Molons, al que no se opusieron, para reclamar a Junts que respete el acuerdo de reparto de poderes en la red de medios locales.

No es la única pieza, ni la más importante, que JxCat ha impuesto en la XAL. De ese acuerdo pende también el programa semanal que presenta en esta cadena la esposa de Carles Puigdemont, Marcela Topor. Lo recordaba este lunes la diputada de Cs Anna Grau, durante la sesión de examen a los candidatos al Consejo de la CCMA, pactado también por PSC, JxCat y ERC de espaldas al resto de partidos catalanes.

Grau no ha sido la única en recordar el privilegiado contrato de la esposa de Puigdemont. «Querías un comedero para la señora del mesías, pues ahora os toca tragar con Enric Hernández» les recriminaba un activista independentista en las redes.

Topor renovó el pasado diciembre el contrato por presentar el magazine semanal The Weekly Mag. Un espacio de entretenimiento en inglés, de apenas hora y media de duración, por el cual Topor ingresa 6.000 euros mensuales de dinero público desde que se estrenó en 2018. Fue poco después de la huida de Puigdemont a Bruselas, cuando Junts presidía la Diputación de Barcelona.

La XAL dejó de proporcionar este año los datos de los emolumentos de Topor y de sus colaboradores en su portal de transparencia, pero el semanario El Triangle ha corroborado la renovación del programa mediante la publicación, en el portal del contratación de la Generalitat, de la adjudicación del alquiler para grabarlo de enero a junio de 2022 a la empresa AILAIC, donde tiene el plató.