La nueva consejera de Cultura de la Generalitat, Natalia Garriga, ha sido citada a declarar como imputada por el Juzgado 13 de Barcelona, dentro de la causa contra altos cargos de la Generalitat que participaron en la organización del referéndum ilegal del 1-O. No será la primera vez que Garriga declare por esta causa, pero en esta ocasión la magistrada, Alejandra Gil, podría haberse excedido, puesto que en su calidad de nuevo consejera Garriga es ahora aforada.

La juez que investiga los preparativos del 1-O ha citado a declarar de nuevo a los 29 cargos del Govern y empresarios procesados, entre ellos Garriga. De proseguir la causa contra la consejera, esta debe trasladarse al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que ya ha asumido las causas contra los también republicanos Josep Maria Jovè y Lluís Salvadó, aforados en su calidad de diputados.

No es la única integrante del nuevo gobierno catalán procesada por el 1-O. También lo fue la consejera de Feminismos, Tània Verge, que actuó como síndica electoral del referéndum ilegal. El pasado abril, el juzgado de lo penal número 11 de Barcelona absolvió finalmente a los cinco miembros de la sindicatura electoral del 1-O, al entender que no estaba probado que siguieran ejerciendo después de que el Tribunal Constitucional les advirtiera de su deber de impedir el referéndum.

Petición de la Audiencia de Barcelona

En una providencia, a la que ha tenido acceso Efe, la titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, Alejandra Gil, ha fijado los días 8, 15 y 21 de junio próximos para tomar declaración indagatoria a los procesados por la logística del 1-O, quienes ya han comparecido al menos en dos ocasiones ante la justicia durante la instrucción del caso.

Esta nueva ronda de declaraciones indagatorias fue ordenada por la Audiencia de Barcelona, que el pasado mes de abril confirmó el procesamiento de los 29 investigados y ordenó volver a citarlos para preguntarles por unos hechos relacionados con tres resoluciones del Tribunal Constitucional que no estaban incluidas en la causa cuando se les comunicó su procesamiento.

Garriga, que está procesada por un delito de malversación por participar en la organización del referéndum del 1-O desde el cargo de directora de servicios de la Secretaría General de Vicepresidencia que ocupaba en octubre de 2017, bajo las órdenes de Oriol Junqueras.

Garriga, que fue una de la detenidas en la operación de entrada y registros del 20-S, está acusada de ejercer de «enlace» entre el ex secretario general de Vicepresidencia, Josep Maria Jové, y la encargada de una nave industrial de Bigues i Riells (Barcelona) donde iba a almacenarse documentación relacionada con el 1-O.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña precisan que, pese a su condición de aforada, la juez instructora puede citar a la procesada y ofrecerle declarar voluntariamente, de acuerdo con el artículo 118 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.