La larga espera a las puertas de la sede de JxCat no solo ha congregado a decenas de periodistas a la espera de una decisión sobre el futuro del gobierno catalán. Poco antes de las cinco de la tarde, un trío de mariachis ha enfilado el pasaje en el que se encuentra la sede, a pocos metros de la Sagrada Familia, para actuar ante puerta del partido.

Con uniforme de trabajo, los tres músicos han sido interceptados por el equipo de prensa del partido antes de llegar a su destino y se han retirado antes de completar su encargo. Ya de retirada, han explicado que habían sido contratados para cantar «La cucaracha» frente a la sede, en la que la ejecutiva de JxCat vuelve a estar reunida para decidir la respuesta a Pere Aragonès.

No han explicado quién ha contratado la actuación, que hubiera interferido el debate de la cúpula posconvergente, puesto que la sede se encuentra en un local y la sala en la que se encuentran reunidos tiene salida directa a la calle.