España

Picasso, Miró y Kokoschka se citan en el Museo Guggenheim

El museo bilbaíno publica las exposiciones que incluirá este año y que tiene a estos tres autores como sus principales apuestas.

'La Sautere', de Joan Miró.

Será un año de grandes autores. Comenzará con la trayectoria de Joan Miró, uno de los artistas más relevantes del siglo pasado y del que se mostrará su obra entre 1920 y 1945. Continuará con la que será la primera gran retrospectiva en España del artista austríaco Oskar Kokoschka (1886-1980) y cerrará el curso con una selección de esculturas del artista malagueño Pablo Picasso. Serán las principales exposiciones del Museo Guggenheim de primavera, verano y otoño durante 2023.

Junto a ellas, las salas del museo acogerán la exposición de su fondo artístico, exhibido con motivo del XXV aniversario de la pinacoteca, además de exposiciones de artistas menos conocidos pero igual de relevantes como la japonesa Yoyoi Kusama (Matsumoto-Nagano, 1929), la alemano-venezolana Gego (Gertrud Goldschmidt (Hamburgo,1912-Caracas, 1994) y figuras emergentes como la británica Lynette Yiadom-Boakye (Lóndres, 1977). El programa se completa con una videoinstalación de la francesa Marine Hugonnier (París, 1969) dentro del ciclo Films and Vídeo del centro expositivo.

El próximo 10 de febrero arrancará la temporada de exposiciones con la muestra dedicada a uno de los periodos esenciales de Joan Miró, la que marca su primer viaje a París, ciudad clave en su biografía y en su obra. Entre los años 1920 y 1945 se relacionó con las vanguardias pictóricas de la capital parisina y los surrealistas. La muestra, con 82 obras entre pinturas, dibujos y cinco cerámicas, abarca un periodo de 25 años en la que la ebullición de ideas abarca desde el realismo mágico de sus inicios hasta el lenguaje de signos constelados. Un tiempo en el que Miró muestra interés por el arte prehistórico, las pinturas rupestres, petroglifos y estatuillas. La muestra, titulada ‘Joan Miró. La realidad absoluta’ se mantendrá hasta el 28 de mayo.

En el caso de Oskar Kokoschka, considerado uno de los padres del modernismo vienés, la exposición arrancará el 17 de marzo. Contó con el apoyo de Gustav Klimt. Pese a que se dedicó a multitud de actividades que abarcaban desde el teatro hasta el activismo político o la escritura, el arte fue su verdadera vocación. En Bilbao se podrá ver un conjunto de 140 obras prestadas por colecciones europeas.

Picasso, 50 años de su muerte

Esta muestra compartirá la segunda planta del Museo con la dedicada a la artista británica contemporánea británica de ascendencia ghanesa Lynette Yiadom-Boakaye, quien destaca por sus enigmáticos retratos de personas ficticias y de quien se mostrarán 65 de pinturas y dibujos de figuras masculinas realizados entre 2020 y este año.

Socesio, de Joan Miró.

La tercera gran exposición de este año es la que el Guggenheim dedicará a Pablo Picasso, coincidiendo con el 50 aniversario de su muerte. Arrancará el 29 de septiembre y estará centrada en sus obras escultóricas, 45 en total, que han estado presentes a lo largo de toda su trayectoria. Picasso concibió la escultura como una forma de expresión equiparable a la pintura, el dibujo, el grabado o la cerámica. La selección ‘Picasso. Materia y cuerpo’ incluye la pluralidad de estilos que empleó para representa las formas del cuerpo humano, deconstruyéndolo a través de diversos formatos y géneros para volver a componerlo en una nueva materia.

Es la primera ocasión que se realiza en España una exposición de Picasso centrada exclusivamente en esta faceta de su producción, al haber constatado en exposiciones anteriores que «la escultura brilla de una manera especial en el Guggenheim por el singular diseño de sus salas», ha explicado la comisaria de la muestra Lucía Aguirre. Ha destacado que en Bilbao «se van a poder ver obras icónicas» de Picasso como ‘La dama oferente’, el ‘Homenaje a Apollinaire’, ‘La mujer embaraza’ o el ‘Retrato de Dora Maar’, que son «obras que difícilmente las suelen prestar y más en un año en el que al estar en un ‘año Picasso’, hay muchos museos haciendo exposiciones y conseguir los préstamos resulta muy complicado».

Recuperar la actividad prepandemia

La artista japonesa Yayoi Kusama, de 94 años, figura relevante del arte internacional aunque poco expuesta en España y conocida por sus «habitaciones infinitas», compartirá el protagonismo de la temporada de verano con los anteriores artistas mediante una muestra retrospectiva de su trabajo que reunirá en Bilbao cerca de 200 obras que mostrarán su recorrido profesional desde que la iniciase en 1945.

A Star Caresses the Breast of a Negress (Painting Poem)

En otoño, en concreto el 27 de octubre, llegará la única proyección que se llevará a cabo este año dentro del programa «Film and Vídeo», la obra titulada «Informe Meadow» (1921) de la francesa Marine Hugonnier que, a lo largo de 35 minutos, pone al espectador frente al problema de la sostenibilidad medioambiental.

El director general del Museo Guggenheim Bilbao, Juan Ignacio Vidarte, ha señalado en la presentación de la programación, junto al equipo curatorial del Museo, que las exposiciones programadas pretenden consolidar la apuesta realizada en 2022 con el objetivo de recuperar la actividad del museo a niveles prepandemia. Tras recordar que 2022, año en el que celebró su 25 aniversario, fue el tercer mejor año en número de visitantes, quedándose a sólo 30.000 visitantes del récord histórico del Museo que se alcanzó en 2017, vigésimo aniversario de su apertura al público, ha señalado que la programación de este año «mantiene los niveles de ambición y equilibrio» que en temporadas anteriores.

Comentar ()