El miércoles el pulgar se habrá orientado definitivamente. Será cuando se sometan a votación las enmiendas a la totalidad que no sólo marcarán el futuro de los presupuestos, sino el devenir político del Gobierno de Pedro Sánchez y el de la actual legislatura. Esta mañana, la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá ha lanzado una última mano tendida a ERC y PDeCat, “de aquí al miércoles en política hay un siglo”. Les ha instado a facilitar a que los presupuestos en primer lugar se puedan “desplegar” para conocerlos con detalle ya que en caso de ser devueltos, “como ya ha dicho el presidente, el tiempo (de la legislatura) será más corto”.

Una llamada a un último intento por negociar un apoyo a las cuentas que sin embargo ha llevado a cabo recordadndo que continuará vigente la línea roja que ya el pasado fin de semana reiteró Sánchez, “la autodetrminación ni ha sido ni va a ser aceptada”. La ministra de Educación, que ha participado en un desayuno informativo en Bilbao, ha asegurado que aún resta tiempo para un último intento para acercar posturas y evitar que las formaciones independentitas catalanas mantenga sus mociones a la totalidad de las cuenta que el miércoles se someten a votación en la Cámara Baja.

Celaá ha insistido en que el diálogo que el Gobierno siempre ha defendido, sigue abierto a profundizarlo, pero dentro del respeto a la Constitución, “y eso lo saben las fuerzas independentistas desde el día uno”. Ha señalado que el Ejecutivo continúa dispuesto a trabajar para buscar un “encaje” de Cataluña dede la máxima de la unidad y buscando que “Cataluña pueda volverse a acomodar en España”.

Máximos “inamovibles”

Celaá ha insistido en que el objetivo de Sánchez y su Gobierno ha sido siempre dar pasos en dos cuestiones esenciales. La primera de ellas, “blindar el Estado de bienestar” y la segunda, “encauzar la crisis en el conflicto catalán. Una labor en la que se ha encontrado con unas reclamaciones “de máximos” inamovibles por parte de las formaciones independentistas que no han variado en el tiempo y que han hecho que el Goberno haya tenido “que parar”.

Respecto al inicio del juciio del ‘procés’, la portavoz del Goiberno ha afirmado que se trata de un proceso que reúne “todas las garantías” y que así lo podrán comprobar los españoles ” a traves de la televisión”.

Por ello ha lamentado que actos como el celebrado ayer en la Plaza Colón de Madrid se hubieran impulsado “desde fundamentos falsos”: “Nunca nadie ha aceptado lo que se dice que se ha aceptado”. Ha deunciado la falta de “lealtad” de las tres derechas” con el Gobierno en cuestiones de Estado como la crisis en Cataluña. Celáa ha recordado que el PSOE respaldó desde la oposición el Ejecutivo de Mariano Rajoy en la aplicación del artículo 155, “A este Gobierno, en cambio, ahora se le ha hecho una concentración para pedirle que saliera y acusando a su presidente de traidor”.