Investigadores de ingeniería de la Universidad de Texas en Austin han desarrollado el mapa más detallado y extenso de la contaminación atmosférica jamás producido para un área urbana.
Esto ha sido posible utilizando un sistema de sensores combinado con coches equipados con la tecnología de Google Street View para medir la calidad del aire calle a calle. La prueba realizada en Oakland demuestra que los niveles de contaminación del aire eran varias veces más altos que en los monitores oficiales de la ciudad.

Este nuevo enfoque móvil hiperlocal para medir la calidad del aire, revela que la contaminación del aire puede variar drásticamente incluso dentro de una sola manzana de la ciudad, podría abordar las principales deficiencias de monitoreo de la calidad del aire en todo el mundo. Al integrar el sistema de sensores medioambientales de la firma californiana Aclima en los coches de Google Street View, el equipo hizo un mapa con la contaminación atmosférica en 110 kilómetros cuadrados de Oakland, California, durante un año entero, recopilando uno de los mayores conjuntos de datos de contaminación del aire.

Sistema más fiable

Esta nueva técnica calcula la contaminación atmosférica urbana con una resolución espacial 100.000 veces superior a la que es posible con los monitores tradicionales de calidad del aire. Su enfoque y hallazgos fueron publicados esta semana en la revista Environmental Science & Technology. El equipo cree que su sistema de medición móvil hiper-local podría ser implementado en muchas ciudades del mundo, proporcionando información detallada sobre la calidad del aire para los ciudadanos, las familias, los gobiernos locales y los científicos.

La nueva técnica podría abordar las grandes lagunas de monitoreo de la calidad del aire en todo el mundo y tiene el potencial de transformar la forma en que se controla la contaminación del aire en las áreas urbanas, así como arrojar luz sobre los efectos sobre la salud de los habitantes de la ciudad.

La mayoría de las grandes áreas urbanas tienen sólo un monitor de calidad del aire por cada 150 a 300 kilómetros cuadradas. En comparación, el enfoque móvil del equipo de UT Austin asigna la contaminación del aire cada 33 metros, o alrededor de cuatro a cinco ubicaciones a lo largo de un solo bloque de la ciudad.

Siete veces más contaminación

«La contaminación del aire varía muy finamente en el espacio, y no podemos capturar esa variación con otras técnicas de medición existentes», dijo Joshua Apte, profesor de la Universidad de Texas en Austin, que lideró el trabajo junto con Google, Aclima y Environmental Defense Fund (EDF). «Usando nuestro enfoque y técnicas de análisis, ahora podemos visualizar la contaminación del aire con un detalle increíble. Este tipo de información podría transformar nuestra comprensión de las fuentes y los impactos de la contaminación del aire».

En muchos lugares, los coches de Google del equipo midieron niveles de contaminación del aire que eran varias veces más altos que en los monitores oficiales

En muchos lugares, los coches de Google del equipo midieron niveles de contaminación del aire que eran varias veces más altos que en los monitores oficiales de Oakland. En su análisis, los investigadores también identificaron muchos puntos de contaminación intensiva recurrentes donde la contaminación en un solo bloque era consistentemente mucho más alta que en cualquier otro lugar del vecindario. Estos incluyeron el puerto, intersecciones ocupadas, restaurantes, almacenes, plantas industriales y concesionarios de vehículos.

«Lo que nos sorprendió es que hay lugares consistentes que pueden estar hasta seis veces más contaminados en un extremo del bloque que en el otro», dijo Kyle Messier, un estudiante postdoctoral de UT Austin y coautor del estudio. «Entre otras cosas, esto demuestra que la gente está recibiendo exposiciones desproporcionadas de aire malsano en algunos lugares»