Tesla ya ha confirmado que este viernes 7 de julio va a comenzar la producción de su nuevo coche eléctrico, el Model 3. Por boca de su CEO, Elon Musk, la compañía también ha explicado que los primeros 30 coches los entregará a otros tantos privilegiados el próximo 28 de julio en una ceremonia para más gloria del visionario sudafricano.

El nuevo modelo de Tesla, pensado para conseguir unas ventas masivas por primera vez, ha pasado todos los controles de la Administración estadounidense dos semanas antes de lo previsto, por lo que su producción se adelanta a los planes del propio Musk.

Una vez arrancado el proceso, el calendario dicta que se fabriquen 100 unidades en agosto y que para septiembre se alcance ya los 1.500 coches despachados. La idea es que a final de año, en el mes de diciembre, se fabriquen 20.000 vehículos del Model 3.

Como siempre, las previsiones de Musk son más que optimistas. En todo 2016 Tesla sacó de sus plantas de producción 84.000 coches, y en el primer trimestre del año en curso la cifra superó por muy poco los 25.000 vehículos. Así, tiene que multiplicar sustancialmente sus tiempos para satisfacer las más de 400.000 reservas del Model 3 que ya se han realizado en todo el mundo.

Eso significa que, por mucho que se hayan pagado ya los 1.000 euros para reservar el coche, es muy posible que una persona que viva en España no reciba su Model 3, como mínimo, hasta el final del año 2018.

Retrasos habituales

Las ideas de Elon Musk, por su carácter revolucionario, suelen tener una cosa en común: nunca se cumplen los tiempos que marca el exigente sudafricano. En Tesla, sin ir más lejos, tuvieron que retrasar hasta 18 meses el lanzamiento de su Model X, uno de los dos que actualmente venden. Según Musk aquello se debió a que habían diseñado el coche «demasiado bueno» y que le habían puesto tanta tecnología que estaban tardando más de lo que habían previsto en tenerlo todo listo.

El Model 3 tampoco parece que se vaya a librar de los retrasos. La fábrica de Alemania, propiedad de la subsidiaria Grohmann por la que Tesla pagó más de 130 millones de euros el año pasado, ya ha sufrido huelgas por los bajos salarios que cobran los trabajadores, que consideran que se les paga entre un 25% y un 30% menos de lo que marca su convenio.

También en India están surgiendo problemas. La idea de Musk es que el 30% de los materiales utilizados en su planta de producción del país asiático sean locales, por aquello de ahorrar en costes de transporte y por ganarse al gobierno local. Sin embargo, parece que el stock no va a poder cubrir las necesidades para fabricar los coches y que el retraso será importante.

A todo esto hay que sumar que los centros de producción de Tesla en California, los que más presión soportan, están ya al máximo de su capacidad. De hecho los trabajadores están trabajando en turnos infernales y, según un informe del estado de California, la fábrica tiene un índice de accidentes muy superior a la media del sector. Se producen 8,8 accidentes no graves por cada 100 trabajadores.

Modelo de masas

El nuevo vehículo de Tesla es el primero que está pensado para obtener unas ventas masivas. Hasta ahora sus dos modelos, el X y el S, tenían precios muy altos. El más barato, el segundo de ellos, tenía un precio mínimo de alrededor de 70.000 euros, mientras que el primero ronda los 100.000 euros en su modalidad más básica.

Su principal reclamo es el precio, que rondará los 35.000 euros en España. Por esa cantidad, que no es ni mucho menos desorbitada, se puede comprar un coche 100% eléctrico y con función de pilotaje automático, de momento capada en nuestro país, que alcanza los 100 kilómetros por hora en apenas seis segundos y que tiene una autonomía de 345 kilómetros.

Para poder afrontar el alto nivel de producción del Model 3 Tesla ha tenido que dedicar más de 1.000 millones de dólares, casi 880 millones de euros. En una empresa que todavía no tiene estabilidad financiera ese desembolso no es posible, por lo que Musk ha tenido que vender el 5% de Tesla al gigante chino Tencent por 1.800 millones de dólares, casi 1.700 millones de euros de aquél momento.