El Independiente

Los tigres de Sumatra sobreviven en bosques cada vez más fragmentados

Tigre Sumatra captado por las cámaras del estudio.

Durante un año un equipo de investigadores de la Universidad de Berkeley rastreó y monitorizó tigres en las selvas de Sumatra. Los tigres en las islas vecinas de Java, Bali y Singapur se extinguieron en el siglo XX, lo que aceleró los esfuerzos contra la caza furtiva para evitar el mismo destino para la subespecie de Sumatra.

Esos esfuerzos han tenido mucho éxito. La densidad de tigres se ha incrementado en las últimas dos décadas y su número es dos veces más alto en bosques no talados, según ha descubierto el estudio de la universidad americana. Pero el estudio también encontró que los bosques protegidos están desapareciendo y están cada vez más fragmentados y de ese hábitat del que dependen los tigres en Sumatra, el 17% ha sido deforestado solo entre 2000 y 2012, disminuyendo las posibilidades de supervivencia de los tigres.

La destrucción del hábitat para crear plantaciones de palma aceitera es un de los principales culpables de la deforestación.”Nuestros resultados son mixtos”, dijo el autor principal Matthew Luskin, que dirigió la investigación en la Universidad de California, Berkeley. “La pérdida del hábitat clave está causando importantes desafíos de conservación para Sumatra, y en particular para esta especie en peligro crítico”.

El estudio fue publicado el 5 de diciembre en la revista Nature Communications y fue financiado por la National Geographic Society. Obtener información sobre depredadores raros y furtivos no es fácil, especialmente en las junglas. Los investigadores pasaron un año de por los remotos bosques de Sumatra, montando cientos de cámaras que toman fotografías y vídeos cada vez que pasa un animal. Los tigres individuales se identifican por su patrón único de rayas, lo que permite a los investigadores rastrear su movimiento.

Con los datos de las cámaras, los científicos calcularon que el alcance de un tigre de Sumatra es de aproximadamente 150 millas cuadradas, aproximadamente tres veces el tamaño de San Francisco. Esto es mucho más grande que los rangos de hogar de los tigres en otras regiones como India e indica que necesitan parques más grandes para sobrevivir.

El estudio encontró que las densidades de tigres son un 47% más altas en los bosques primarios que en los talados y que la tala extensiva de los bosques de las tierras bajas ha reducido desproporcionadamente el número de tigres. Esto no es sorprendente: entre 1990 y 2010, Sumatra perdió el 37% de su bosque primario. Como resultado, las subpoblaciones de tigres también se volvieron significativamente más fragmentadas, aumentando en gran medida su amenaza de extinción en cada bosque individual y como especie.

El equipo de investigación combinó sus resultados y con los datos de otros científicos y estimó el número de tigres en cada bosque restante en Sumatra. Descubrieron que ahora solo hay dos hábitats lo suficientemente grandes como para albergar a más de 30 hembras reproductoras, un indicador de poblaciones de tigres viables a largo plazo.

“La erosión de las grandes áreas silvestres empuja a los tigres de Sumatra un paso más cerca de la extinción”, dijo Luskin. “Esperamos que esto sirva como una llamada de atención”.

La más famosa de estas extensiones es el Parque Nacional Gunung Leuser en el norte de Sumatra, donde organizaciones como la Fundación Leonardo DiCaprio trabajan para prevenir la deforestación y la caza furtiva. “La reforestación a gran escala es poco probable”, dijo Tobler. “Si vamos a salvar a los tigres de Sumatra en la naturaleza, el momento de actuar es ahora”.

Outbrain