Su historia podría inspirar una película de Disney, pero habría que empezar a humanizar su comportamiento para el público infantil. También podríamos complejizarlo y atribuir una rebelión orwelliana en la granja de la que se fugó la vaca. Pero la cuestión desde el punto de vista científico es más simple: no hay más que una vaca que antes no era libre y ahora pasta a sus anchas junto a una manada de bisontes. Y esto, además de curioso, es peligroso desde el punto de vista ecológico.

La manada de bisontes habita en Białowieża, una reserva natural donde se encuentra uno de los últimos bosques vírgenes de Europa. A finales de octubre del año pasado la vaca se escapó de su granja. A mediados de noviembre la vaca fue vista por primera vez junto a los bisontes por el ornitólogo Adam Zbyryt. “Es una manada de bisontes que todos los años a principio del invierno emigra del bosque. Probablemente la vaca se unió a la manada pastando por las cercanías. Hace un mes todavía estaba con la manada y hace una semana la fotografié”, explica a El Independiente Rafal Kowalczyk, director del Instituto de Investigación de Mamíferos de la Academia de las Ciencias Polaca. Como director de este centro Kowalczyk observa y toma fotos de bisontes y recopila datos sobre ecología de bisontes y paleoecología.

con la manada, la vaca puede encontrar alimento bajo la nieve

Según este experto “la vaca se encuentra en buenas condiciones, el invierno es bastante templado aquí, el termómetro no baja de -10 grados centígrados y hay unos 30 cm de nieve”. Según sus observaciones la vaca no está comportándose como una “vaca líder”, sigue a los bisontes, aunque a veces va en dirección contraria a la manada. “No está totalmente integrada en el grupo – señala Kowalczyk- se mantiene un poco de lado, a unos pocos metros”.

La explicación que este biólogo da a su comportamiento es que “con la manada, la vaca puede encontrar alimento bajo la nieve como campos de colza y mazorcas de maíz en campos de maíz segado”. No está claro si la vaca aporta algo al grupo de mamíferos, quizá calma: “Mientras los bisontes presta atención a los humanos, la vaca los ignora, está acostumbrada a los humanos”.

La causa de la vaca

La vaca se ha convertido en una celebridad, con apariciones en The New York Times o The Telegraph, y en las redes sociales e Internet donde “es una rebelde que escapó de su destino: el matadero”, señala el biólogo.” Pero desde el punto de vista científico es una amenaza para el bisonte debido al riesgo de hibridación”. Un apareamiento entre las dos especies animales tiene mucha probabilidad de éxito. “Ambas especies son sociales, así que no es extraño que la vaca se haya unido a la manada. Como muestran nuestros estudios, ambas especies obtuvieron algunos genes comunes”.

La fama de la vaca ha sido aprovechada por grupos ecologistas como Greenpeace para recordar un mayor peligro para los bisontes y para el medio ambiente: la tala del bosque virgen de Białowieża, que el gobierno polaco había permitido y que sólo se ha podido parar con una resolución del Tribunal Europeo.