Ciencia y Tecnología

Ameba 'comecerebros', ¿cuáles son sus síntomas y dónde podemos encontrarla?

Imagen de la llamada ameba comecerebros

Pixabay

La Naegleria fowleri, más conocida como ameba ‘comecerebros’ ha sido la causante del fallecimiento de dos niños en Estados Unidos: el primero, de siete años, nadaba en un estanque situado en Carolina del Norte; el segundo, en un lago de California.

A pesar de todo, se trata de una infección cerebral poco frecuente y generalmente mortal. La infección causada por la denominada como ameba ‘comecerebros’ se produce en lagos de agua dulce y cálida, ríos y fuentes termales. Por lo tanto, los deportes acuáticos o la natación en dichas aguas podría ser la causa de la exposición a la infección por Naegleria.

La ameba ‘comecerebros’ tiene un funcionamiento rápido en el sistema: viaja por la nariz hasta el cerebro, causando graves daños. La mayoría de las personas con la infección mueren al poco tiempo de presentar síntomas.

¿Qué síntomas produce la ameba ‘comecerebros’?

Si sufres una infección por Naegleria, los síntomas suelen aparecer entre los dos y 15 días tras la exposición a la ameba. Los síntomas iniciales suelen ser los siguientes:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza intenso
  • Náuseas y vómitos
  • Congestión nasal
  • Cambios en el olfato o el gusto

A medida que pasan los días y la enfermedad empeora, los síntomas pueden convertirse en:

  • Rigidez en el cuello
  • Desorientación y pérdida de equilibrio
  • Convulsiones
  • Alucinaciones

¿Qué es la ameba ‘comecerebros’?

Según los Centros Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, la ameba Naegleria se puede encontrar en zonas de agua dulce templada (lagos, ríos, aguas termales), pero sólo la especie Naegleria Fowleri afecta al ser humano.

Este parásito consigue afectar a las personas entrando por la nariz, y no por la boca. De la nariz llega al cerebro, donde comienza a destruir el tejido cerebral, provocando casi siempre la muerte. Cuando la ameba ‘comecerebros’ llega al cerebro, su acción es fulminante. Sin embargo, existe una forma de evitar que la Naegleria llegue al cerebro: sonando la nariz para evitar que el microbio se quede dentro.

Te puede interesar

Comentar ()