El sueño de la fusión nuclear está aquí. El hito logrado por científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, en California (EEUU), ha sido producir la primera ganancia neta de energía de una fusión nuclear, según la información adelantada por Financial Times y confirmada este martes por el gobierno de EEUU. La humanidad emula así a la capacidad del Sol de crear energía y nos acerca la posibilidad de sacar la energía contenida en un vaso de agua que da para las necesidades energéticas de toda una vida de cuatro personas, como nos explicaba la investigadora Eleonora Viezzer en una entrevista.

El hito, un «nuevo capítulo» en la carrera por recrear la fusión nuclear, ha sido confirmado este martes por la secretaria de Energía de EEUU, Jennifer Granholm, en una rueda de prensa plagada de aplausos. A juicio de Granholm, se trata de un «gran avance científico» tras seis décadas de investigación y exploración en una tecnología que podría convertirse en una fuente potencial de energía limpia casi ilimitada. «Lo que anunciamos hoy pasará a los libros de historia», ha manifestado.

«Es un logro histórico», ha agregado Kim Budil, directora del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore. Son «los primeros pasos hacia una fuente de energía limpia que podría revolucionar el planeta», ha indicado Jill Hruby, subsecretaria de Seguridad Nuclear. No obstante, el uso comercial del avance podría tardar décadas en producirse, han advertido los responsables del hallazgo.

Hemos contactado con esta física de la Universidad de Sevilla para poner la medida del hito alcanzado en EEUU: “Es un hito, porque si se confirma, han conseguido una energía neta de un 20%. Es un paso más allá”, asegura.  La investigadora subraya que el sistema por el que los estadounidenses han conseguido esta energía neta es por confinamiento por láseres a diferencia del confinamiento magnético que se utiliza en otros proyectos de investigación de generación de energía de fusión que hay en marcha en el mundo. “El récord de generación de energía de fusión por confinamiento magnético el 70% de la energía magnética, esto es, todavía es deficitaria”, explica Viezzer, Premio Investigación 2022 de la Fundación Princesa de Girona. 

La energía neta que ha conseguido el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore es de hasta 3 megajulios tras emplear 2,1 megajulios. Según la subsecretaria de Seguridad Nuclear, el logro se produjo tras un experimento en el que «192 láseres de alta energía convergieron en un objetivo del tamaño de un grano de pimienta, calentando una cápsula de deuterio y tritio a más de tres millones de grados centígrados y simulando brevemente las condiciones de una estrella y logrando la ignición», como se denomina cuando la energía de fusión generada es igual a la energía láser que inició la reacción.

“Con los experimentos de enero de 2022 (publicados en Nature en enero) ya se había conseguido alcanzar 1,3 megajulios con un disparo láser de 1,7 megajulios; pero además se demostraba fehacientemente el mecanismo de propagación de la onda térmica de quemado en el combustible que da pie a confiar en la obtención de más y más energía en el proceso”, explica José Manuel Perlado Martín, profesor emérito de Física Nuclear y presidente del Instituto de Física Nuclear Guillermo Velarde (IFN-GV) de la Universidad Politécnica Madrid (UPM) en declaraciones a Science Media Center España.

Está década se van a producir avances muy, muy grandes

Eleonora Viezzer

Diferencias entre energía nuclear de fisión y de fusión 

Las dos son reacciones nucleares que tienen como objetivo liberar la energía del núcleo de un átomo que se libera en forma de calor. Esto es lo que hace una central nuclear convertir la energía nuclear de los átomos en energía térmica. Pero la diferencia principal es que la fisión nuclear parte el átomo y la fusión lo que hace es unir dos núcleos más ligeros para formar uno más pesado. Otra diferencia importante es que la energía nuclear de fusión produce muy pocos residuos radioactivos y la de fisión genera residuos que contaminan durante miles de años.

“Usan un láser muy potente y se bombardea un plasma de tritio, el fuel, y se hace una implosión y se alcanzan condiciones de un plasma con densidades y temperaturas más altas que en el Sol”, explica la investigadora de la Universidad de Sevilla. Viezzer asegura que somos la generación que va a ver implementada esta energía. “Si miras a otros proyectos como el que desarrolla el Massachusetts Institute of Technology (MIT) esperan alcanzar la energía neta en 2025 o en 2026”, explica. “Está década se van a producir avances muy, muy grandes”, añade.

Para Carlos Hidalgo, responsable del Laboratorio Nacional de Fusión, Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT),  “la consecución práctica de la energía de fusión nuclear es uno de los grandes desafíos de la humanidad del siglo XXI. Los resultados experimentales obtenidos en National Ignition Facility (NIF) son de gran importancia científica al conseguir por primera vez una amplificación de la energía de fusión nuclear superior a la unidad. Este es un gran hito científico”, ha destacado en declaraciones a SMC.