Las lluvias torrenciales que ayer se registraron en Mallorca fueron consecuencia de un “cóctel perfecto” que desencadenó unas precipitaciones tan torrenciales que, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), sólo se producen una vez cada 80 años. De momento, esas lluvias tan “intensas, torrenciales y persistentes” -como las ha definido la Aemet- han causado 10 víctimas mortales.

La causa hay que buscarla en una DANA o gota fría que, junto al viento del este de carácter marítimo, muy húmedo y templado, y el aire frío en capas altas de la atmósfera creó el “cóctel perfecto” para que precipitara de forma torrencial en áreas de las Baleares, ha explicado a EFE Rubén del Campo, portavoz de la Aemet.

Según datos de Meteorología, en la tarde de ayer en la zona de Levante de Mallorca han dejado registros de 232,8 litros por metro cuadrado en la Colònia de Sant Pere (en Artà); 220 l/m² en Sant Llorenç des Cardassar; y hasta 200,5 en el núcleo urbano de Artà. El portavoz ha señalado que la precipitación recogida ayer en la estación meteorológica de localidad de Artá sólo se produce una vez cada 80 años.

“Fue una línea de tormentas (tren convectivo)” que afectó de manera muy intensa, persistente y duradera a zonas de la isla de Mallorca durante unas 6 horas, ha incidido el portavoz, para detallar que el epicentro de este episodio se situó en la localidad de Sant LLorenç.

Otro factor que influyó fue el carácter tan local que tuvieron las lluvias y así, mientras en San LLorenç se recogieron más de 200 litros por metro cuadrado entre 4 y 6 horas, en la localidad de Manacor, a unos 8 kilómetros en línea recta, apenas cayeron 23 litros por metro cuadrado. Para mañana, la situación tiende a remitir y estabilizarse, por lo que la Aemet solo mantiene activado el aviso amarillo (riesgo) en las provincias de Cádiz, A Coruña y Pontevedra donde se prevén recoger 15 litros por metro cuadrado en una hora.