Cayetano Martínez de Irujo, durante su entrevista con El Independiente en el salón de su casa

Cayetano Martínez de Irujo, durante su entrevista con El Independiente en el salón de su casa Ignacio Encabo

Gente ENTREVISTA | CAYETANO MARTÍNEZ DE IRUJO

"Lo que ha hecho don Juan Carlos no es para despedazarle y tirar abajo su reinado"

A sus 57 años, el hijo de la Duquesa de Alba recuerda a su madre como "una emperatriz con el objetivo de llevar a cabo un imperio y reconstruir un palacio con 14 años"

Cayetano Martínez de Irujo Fitz-James Stuart, hijo de Cayetana Fitz-James Stuart, duquesa de Alba, y Luis Martínez de Irujo, a sus 57 años, uno después del lanzamiento de su biografía, se ha abierto en canal para El Independiente y ha realizado un extenso recorrido por su trayectoria vital.

El IV duque de Arjona y XIV conde de Salvatierra ha hablado de su infancia, los traumas de niñez que ésta le provocó, su experiencia en el mundo de la alta competición dentro de la hípica y la situación actual que vive con sus hermanos.

Y como está acostumbrado a «romper moldes», el aristócrata no ha dudado en pronunciarse acerca de la situación actual de la Casa Real, el rey emérito y el gobierno de coalición, formado por un Pedro Sánchez en el que «confía» y un Pablo Iglesias al que escribe «por Whatsapp».

P.- ¿Qué es la hípica para usted? ¿Qué significa en su vida?

R.- La hípica para mí ha sido un modo de vida, un ejemplo de vida, porque se asemeja mucho a la vida real. Es una combinación de arte y deporte y la parte artística que tiene por practicarse con un ser vivo te hace desarrollar unos condicionantes realmente igual que en la vida real.

Este fin de semana he tenido una experiencia bastante dura, porque me llevé un disgusto enorme el día del Gran Premio, pero una vez más me llevé una gran enseñanza. Jamás pensé que volvería a saltar con los grandes de la hípica mundial, como este fin de semana. Gracias al prestigio y la huella que he dejado, el concurso me dio una invitación personal, concedida por la Federación Inglesa Internacional, todo un privilegio.

Era el único español, hice un concurso bastante aceptable, teniendo en cuenta que era un nivel en el que no pensé nunca que volvería a estar. Pero lo que no cambia es lo que uno lleva por dentro, y como mi hijo me ha dicho este fin de semana: “Papá, tú es que eres un competidor nato”.

Este año tuve un golpe enorme a caballo y cualquier otro no hubiera vuelto, pero yo soy así. Después del confinamiento me quité el miedo, y en cuestión de tres meses he alcanzado un nivel sorprendentemente alto.

P.- ¿Y dónde está el límite?

R.- No lo sé, nunca me he puesto límites. Lo que sí me ha pasado este fin de semana es que a pesar de que sí había conseguido el nivel para participar en este concurso, he hecho un buen concurso, pero el Gran Premio era de una dificultad muy alta e hice un mal recorrido. Salí muy disgustado pero me lo tomé mucho mejor de cómo me lo tomaba antes. Me di cuenta de que tengo que reciclar mucho más el baúl de mis recuerdos, de cómo se preparan los grandes objetivos.

Salí noqueado, lo pasé muy mal, fue un shock porque tenía mucha ilusión de verme otra vez con los grandes y ver que todos me saludaban, porque no es lo normal. La alta competición es muy fría y muy dura. Yo he sido un jinete muy bueno, pero no un medallista.

P.- ¿Cuándo se dio cuenta de que era bueno en este deporte?

R.- Me di cuenta muy joven, con 23 o 24 años; me costó muchísimo conseguir un caballo bueno, y es que la mayor valoración de mi madre fue ver que yo había llegado a los JJOO sin ninguna ayuda de ella. El primer caballo que me llevó lejos lo conseguí con dinero prestado, lo cuento en mi libro, e hice una especie de milagro que luego me costó mucho dinero por la inexperiencia de vida. Este caballo me llevó al campeonato del mundo y esto me demostró que yo servía para la alta competición y para este deporte.

P.- ¿No quiso contar con la ayuda de su madre?

R.- No es que no quisiese, es que no me la daba, claro que hubiese querido. Y de hecho no se supo quién era yo en el mundo ecuestre hasta que gané el campeonato del mundo y tuve que contestar en una rueda de prensa quiénes eran mis padres.

P.- ¿No quería que le reconocieran?

R.- No, porque luego es un hándicap, porque se creen que lo tienes todo y en mi caso no era así, era una persona absolutamente normal. Mi madre nos dio los deportes como parte de la educación y a partir de ahí me dijo “si te quieres dedicar a esto, ahí tienes la cuadra y los mozos como han tenido tus hermanos” pero nada más allá. Por eso me valoró tantísimo cuando llegué a Barcelona.

Cuando pasan los años te dicen ‘este patrimonio se ha comido todo, aquí queda para el mayor y los demás buscaos la vida»

P.- En alguna ocasión ha afirmado que podría haber sido mejor de no ser por las “carencias emocionales”. ¿A qué se refiere con esto?

Lo cuento en mi libro… Que los expertos dicen que es la biografía masculina más sincera que han visto nunca. Para mí soltarlo todo ha sido un alivio, una necesidad. En EEUU superé un trauma de infancia que yo tenía muy arraigado. Tenía además de una tara emocional por haber nacido en el sitio opuesto a ser un competidor de élite, porque nazco en un sitio en el que te educan para ser un espejo de la sociedad, además llevaba una mochila educacional del abandono que yo sentí de niño cuando mi madre y mi nana se fueron con mi hermana.

Me quedé en un palacio, todo super frío y mis dos madres desaparecieron. Ese fue un shock enorme. Luego se muere mi padre cuando tengo nueve años y a mí no me lo dicen, le entierran en Houston y los dos pequeños nos quedamos aquí, nos engañan…

Todo esto provocó un problema emocional dentro de mí que nadie me explicaba. La formación de un ser humano está entre los 6 y los 17 años. Aquí haces la base de tu vida, en la que vas a sostenerte. Yo tenía barro líquido, nadie explicaba nada, todo era impuesto… Yo me preguntaba por qué teníamos que ser diferentes a los demás niños, porque al menos en la familia real lo entienden, nosotros éramos lo más parecido posible pero sin ningún privilegio.

Además, cuando pasan los años dices que al menos me financien, que es lo que todo el mundo se piensa, ya que me han metido en un carril y me han hecho todo eso… Pero te dicen ‘este patrimonio se ha comido todo, aquí queda para el mayor y los demás buscaos la vida’.

Yo esto lo digo, los demás no se atreven, no quieren. Cada uno es como es, yo no cometo ningún delito por ser tan sincero, porque me he quitado la vergüenza y valoro enormemente todo lo que he hecho en mi vida, porque lo he hecho yo.

Fue un camino muy difícil y yo me he curado todo ese lastre emocional enormemente, por eso el disgusto de este domingo me duró tres horas, y hace ocho años me hubiese durado tres semanas. Me flagelaba por las esquinas, pensaba “todo el mundo me mira, tengo que hacerlo bien”, una presión… Y ahora empiezo a ver todo como un deportista de verdad, ahora pensé “estás aquí porque te lo has ganado, nadie regala nada”.

P.– ¿Cuáles son los mejores y peores recuerdos que conserva de su infancia?

R.– Ahora puedo hablar de mi padre, antes si hablaba lloraba. Ahora me da un poquito de shock emocional, pero ya puedo. Los mejores son de cuando bajaba a decir buenas noches a mi padre, con mi madre cuando la acompañé a Ronda, que fue goyesca mayor o algo así y fue muy bonito, ver cómo se vestía, ir con ella en el carruaje… Los recuerdos bonitos son con mis padres, porque a partir de los seis años yo me sentí huérfano total.

Nos engañaron y nos tenían rezando para que se curara cuando mi padre se había muerto ya»

De los peores recuerdos está la muerte de mi padre, ese fue el peor de mi vida, el que he arrastrado 40 años hasta que lo he tratado. Lo traté con una psicóloga y no fue suficiente, y ya me fui a Estados Unidos y estuve a modo intensivo una semana y nadie sabe lo que lloré, lo que saqué y todo lo que tenía dentro, sobre todo porque no nos dejaron despedirnos de él.

Nos engañaron y nos tenían rezando para que se curara cuando se había muerto ya. Le dije a mi hermano Carlos que me gustaría hablarlo, tan solo hablarlo, que nadie nos dio un abrazo, nadie nos arropó, solo me dijeron como en las películas de Dickens “papá está en el cielo”. Eso es lo peor que me ha pasado en mi vida pero con diferencia. Además de esto, tuvimos una nani austriaca y otra mucho peor que a mí me daba muy duro solo porque yo pedía una explicación a por qué vivíamos diferente a los demás niños. Para mí llegó un momento en el que aquello era un calvario sin ningún sentido.

P.– ¿Sus hermanos también se rebelaban de esta forma?

R.- Yo alguna vez le he preguntado al mayor y ellos lo han vivido diferente y a mí me sorprende. Tengo una teoría, un análisis que he hecho, y creo que los mayores tuvieron a mi padre, y mi padre le daba sentido a la familia. Mi madre fue hija única y no es que lo hiciera bien o mal, es que no sabía. Ella vivió siempre como una emperatriz, con el objetivo de llevar a cabo un imperio y reconstruir un palacio con 14 años. Ese fue el objetivo de su vida y lo hizo impecable.

Los tres mayores tuvieron a mi padre hasta bien pasados los 18 años, por eso, cuando mi padre murió, ellos ya estaban formados, tenían su base hecha. Entonces tuvieron una educación estricta pero entendieron el porqué. Eugenia era muy pequeña y siempre ha estado en un pedestal. Todos querían y quieren y adoran a la niña, era la niña de todos.

Fernando y yo somos los que lo hemos vivido, yo horrible y él lo aparcó y ahí se quedó. Es una persona que tiene su mundo de alguna forma algo limitado, por estas circunstancias que él y yo vivimos, porque nos quedamos en medio de ninguna parte cuando murió mi padre. Eso fue el desastre, y yo creo que Fernando con mi libro ha revivido cosas que ni habría pensado. No las he hablado con él pero le veo más receptivo, más abierto y yo creo que ha entendido cosas.

Cayetano Martínez de Irujo, durante su entrevista con El Independiente en el salón de su casa
Cayetano Martínez de Irujo, durante su entrevista con El Independiente en el salón de su casa Ignacio Encabo

P.- ¿Sabe si sus hermanos han leído el libro?

R.- No tengo ni idea. Todos se han enfadado muchísimo pero no sé si lo han leído o no. Pero realmente no sé cuál es su motivo para enfadarse, si no hablo mal de nadie. Hablo bien de todos y lo único que digo es la verdad de lo que pasó en la transición y de lo que pasó al morir mi madre. Cuento mi verdad y cómo yo he sentido mi vida, y sinceramente pensé que iban a tener algo de empatía, de decir “joder, este hermano nuestro ha sufrido y a lo mejor nosotros no hemos sufrido de esta manera”. Pero no la ha habido. Lo que no se puede es pedir que tú rindas cuentas de cómo gestiones tu vida, eso no.

P.- ¿Ha existido cierto conformismo a la hora de enfrentarse a estos sentimientos tras la muerte de su padre?

R.- No lo puedo asegurar porque nunca lo hemos hablado, pero creo que hay una mezcla de que lo han sentido de otra manera y que no afrontan las cosas como yo.

P.- Su sobrino y su pareja (Fernando Fitz-James Stuart y Sofía Palazuelo) acaban de ser padres. ¿Ha recibido noticias por su parte?

R.- Sí, les felicité y me contestó cariñosísimo Fernando, y también mi hermano Carlos está muy ilusionado.

P.- Han llamado a la niña Rosario…

Mi madre vivió siempre como una emperatriz, con el objetivo de llevar a cabo un imperio y reconstruir un palacio con 14 años. Ese fue el objetivo de su vida y lo hizo impecable»

R.- Me parece muy bien. Es un nombre muy tradicional de la casa, y como en principio será la futura segunda Duquesa de Alba, pues es muy bonito.

P.- ¿Ha recibido una invitación para el bautizo?

R.- Sí, claro. Me ha llamado Carlos para invitarme muy amablemente y muy amablemente le he respondido que por supuesto que iré.

P.- Si la duquesa de Alba viviese la situación, ¿sería diferente entre ustedes?

R.- Hombre, esto no hubiera pasado pero ni por aproximación. Yo creo que ha sido todo un componente emocional de todo lo que ha ocurrido a lo largo de muchos años, que al final lo he pagado yo. Así de claro. Nada más, yo tampoco culpo a nadie. Creo que es una cuestión emocional, y esas o se trabajan o se convierten en todo tipo de sentimientos, sensaciones y reacciones.

P.- Es un noble que de alguna forma ha roto el molde yendo a programas de televisión, tertulias políticas… ¿Qué opina su entorno respecto a esto? ¿Por qué ha sentido esa necesidad de exposición pública?

R.- Cuando he ido a las tertulias ha sido posteriormente a la muerte de mi madre y no lo he hablado nunca con ellos. Pero yo soy así, soy valiente, consciente y me gusta progresar en la vida. Además, me gusta aprender. Para mí, ser tertuliano en una cadena donde me he relacionado y he conocido a grandísimos periodistas es un privilegio. Al principio, las noches anteriores a las tertulias no podía ni dormir de los nervios, porque ellos están muy al día de la información y yo no. A mí me pasaban los temas por la noche y me los tenía que mirar.

Al principio, las noches anteriores a las tertulias no podía ni dormir de los nervios»

Algunas veces yo decía que ahí aprendía mucho, y pensaba qué diría la gente de la Redacción de un tío que quería ir allí a aprender. Pero era así, aprendí mucho. Al principio decía, “¿cómo pueden saber tanto de todo?”, y luego ya ves que el periodismo es un arte. La gente por la calle me decía que estaba de acuerdo conmigo porque defendía la opinión de gente normal.

P.- Hay gente que critica que personas de su clase social opinen sobre determinados temas en televisión porque no creen que tengan los pies sobre la tierra. ¿Qué opina?

R.- Es en parte cierto, pero yo he roto los moldes. Me he ido fuera de España, he estado once años fuera de España, he vivido en Bélgica, en Holanda, en Francia, en Alemania. He estado en deporte de élite, romper moldes y estructuras educacionales… Eso me ha dado otra visión de las cosas; si yo no hubiese vivido estas cosas, no hubiese sido tertuliano ni loco.

Nosotros somos la élite de la aristocracia porque hemos traído un imperio hasta aquí con el esfuerzo, dinero y sacrificio solo nuestro. De mi madre y de todos nosotros. Hay que decir una cosa muy clara, y es que el esfuerzo de todos mis hermanos es el que está gozando ahora el mayor, pero el esfuerzo lo hemos hecho todos, porque todos hemos vivido de una forma muy diferente a lo que la gente se piensa.

P.- ¿Y en la Casa Real?

R.- Creo que la familia real actual ha vivido una situación personal y familiar más avanzada de lo que hemos vivido nosotros, más real. Siempre dije que Felipe VI y Guillermo de Inglaterra eran los dos monarcas más preparados del mundo, y sin ninguna duda lo están demostrando.

P.- ¿Y el rey emérito qué está demostrando?

R.- El rey emérito es una gran persona, fue un grandísimo rey, ha hecho mucho por España, llevó a cabo la Transición y ha librado a España de situaciones muy complicadas. Yo creo que es muy injusto que se le recuerde porque se ha pasado un poco de frenada al final. Sinceramente ha habido temas, como el caso de Corinna y el de Iñaki Urdangarín en los que se ha pasado de frenada, no lo ha calculado y no ha estado bien.

Si tiene que pagar algo en cuestión de justicia si llega a estar imputado pues que lo haga, pero eso no es para despedazarle y tirar abajo toda su labor de todo un reinado, que ha sido magnífica para España.

P.- ¿Qué opina del Gobierno de coalición que tenemos ahora mismo?

R.- A ver cómo te lo resumo. Vaya por delante que a mí Pedro Sánchez me cae bien. Además tengo relación con él, le conocí en un avión cuando todavía ni era secretario general, me puse a hablar con él porque me saludó y a mí es una persona que me cae bien, no considero todos los adjetivos que le atribuyen.

El otro día vi el programa de Bertín con Albert Rivera. Rivera ha demostrado que es un hombre fiel a sus ideas, que es un hombre honesto, que es un hombre sincero, yo también tenía relación con él y le daba mi opinión hasta que dejó de contestarme, porque no le debía gustar, porque es verdad que los últimos 6 meses yo no entendí nada. Yo voté a Ciudadanos un par de veces.

Me hubiera gustado que, a día de hoy, en el puesto de Iglesias, estuviera Rivera»

A mí me hubiera gustado que, a día de hoy, en el puesto de Iglesias estuviera Rivera. Yo creo que Albert Rivera cometió un gravísimo error, el otro día en el programa de Bertín lo explicaba y va por delante su honestidad, dignidad… pero la deducción que yo siempre he tenido y que el otro día me reafirmó es que la ambición suya era una y exclusiva: ser presidente del Gobierno o nada. Y eso nos ha llevado a la situación en la que estamos.

Yo creo que es muy difícil lidiar con la que está lidiando Pedro Sánchez, con todo el separatismo y con un comunismo leninista en el siglo XXI en un país europeo súper avanzado, es que es de locos. A mí me parece de locos que el comunismo, que es un sistema que ha fracasado a lo largo de la historia en todos los países, y no te digo ya el comunismo moderno este de Venezuela, han dejado a los países en la miseria absoluta.

Cayetano Martínez de Irujo, durante su entrevista con El Independiente en el salón de su casa
Cayetano Martínez de Irujo, durante su entrevista con El Independiente en el salón de su casa Ignacio Encabo

Lo que hacen los comunistas al final es poner a todo el mundo debajo de un rasero, empobrecen a la población para que necesite un mínimo de supervivencia, no tengan capacidad de acción ni reacción, y ya no te digo de expresión, y además, lo más grave del comunismo no es ya eso, se empobrecen todos menos los dirigentes y sus colindantes, que se enriquecen extraordinariamente.

Ese es el ejemplo del comunismo a lo largo de toda la historia en todos los países donde ha habido comunismo, luego ya lo puedes tapar como quieras, pero esa es la realidad. Lo más grave de todo es que ha demostrado que hace una cosa sobre el ser humano que es, para mí, intolerable, que es que le castra y le veta la posibilidad de desarrollarse y progresar en la vida, pone a todo el mundo igual y ahí se quedan. Por un mínimo y que pidan para tener un mínimo para que al final la gente se adapte a lo que le toca. Que eso esté en España a día de hoy…

Está claro que el régimen del 78 se ha agotado. Hubo una corrupción enorme en los dos partidos y había que protestar. El nacimiento de Podemos tenía sentido, a día de hoy el partido se ha resquebrajado porque se lo ha cargado la prepotencia de su propio dirigente y la forma comunista de cargarte al que no opina como tú, incluso de los tuyos.

Nos encontramos en una situación en la que hay que cambiar el régimen, pero están intentando cargarse todo lo que se ha construido en bienestar en un país como España, que era muchísimo, para crear un pseudocomunismo para empobrecer a la gente, más Seguridad Social, más esto… solo para darte un sueldecito y tenerte callado y tenerte contento con un mínimo sin que puedas progresar. Eso es como yo veo la realidad de lo que están intentando.

Podemos se ha resquebrajado porque se lo ha cargado la prepotencia de su propio dirigente»

Ahora bien, confío plenamente en Pedro Sánchez, en la parte del equipo que me gusta, porque obviamente hay Ministros que no me gustan tanto, pero sí tiene una parte del equipo que me gusta mucho, y creo que tiene grandes asesores, porque eso está demostrado, porque, si no, no habría llegado adonde ha llegado.

Tiene grandes asesores que le están dirigiendo los hilos en un encaje de bolillos que no permitan que lo que acabo de relatar suceda, porque es intolerable. Y también pienso que los españoles, que no tenemos ni un pelo de tontos, nos demos cuenta de que algo que está probadamente fracasado en el mundo y que lleva donde yo acabo de expresar con toda claridad y con toda síntesis, y que es una realidad y una verdad, no lo permitan. Yo creo que el primero que no lo va a permitir es Pedro Sánchez, porque se debe a un Partido Socialista por el buen equipo que tiene en gran parte, por los buenos asesores que tiene…¿Cómo lo va a conseguir? Pues no lo sé.

P.- Sánchez decía que no dormía tranquilo teniendo a quien tiene al lado…

R.- El error de Rivera fue flagrante. Le mató su ambición y él solo pensaba quitarle el sitio al PP y llegar a ser el presidente del Gobierno, y eso le mató a él y el mató al partido, porque el papelón que le ha dejado a Arrimadas es de agárrate y no te menees. Decir que te vas, de la forma en que lo dijo, que me parece muy loable y muy honesta y muy de principios, pero decir que te vas cuando has pasado de 57 a 10, es que si alguien se queda en esas circunstancias, ya no sé qué decirte. Realmente se tenía que ir.

P.- ¿Se lo comentó?

R.- No, no tanto. No llegué. Luego hice un paréntesis y al cabo de un tiempo le felicité por su hija. No ha cometido ningún crimen, sino que simplemente, políticamente, es como yo lo veo. Y creo que como yo lo veo lo ve todo el mundo que lo haya seguido con detenimiento.

P.- ¿Con Iglesias tiene algún tipo de contacto o relación?

R.- Tengo su móvil. Tengo el móvil de todos los líderes políticos, y cuando tengo algo bueno o malo, una opinión, se la expreso. Todos me contestan, tampoco soy quién para reprimirles. Pero es una opinión de un ciudadano que está en el mundo. A Pablo Iglesias le he mandado algún mensaje sí. Le mando pocos, porque no me sale mucho, y me cuesta, pero sí le mando.

Le considero una persona enormemente inteligente y capaz. Comete un error, que es el error de los inteligentes, que es pensar que los que tienes enfrente son más tontos que tú. El ego del inteligente y mi tocaya se ha llevado la palma, porque la reacción que tuvo cuando la destituyeron… no te puedes sentir intelectualmente tan superior a los demás, es una cosa que para mí está fuera del tiesto.

Iglesias es tan inteligente que lo disimula. Ya se le ha pasado bastante, porque ya ha mejorado, pero eso le ha matado bastante. Cargarse a gran parte de su partido también, es que se ha quedado sin partido, esta él, su mujer y unos cuantos más, pero eso no es Podemos ya, entonces yo no sé qué es lo que va a pasar, porque no representa a un partido, representa a un sentir.

Iglesias comete el error de los inteligentes, que es pensar que los que tienes enfrente son más tontos que tú»

Es una cosa que ahora llama Unidas Podemos, que suena a mujer, que a mí me encantan, me encanta que suene a mujer porque la mujer es una figura que me encanta, pero no sé cómo explicarte que no tiene partido, que Podemos no existe, que se lo ha cargado, y se lo ha cargado él. Yo creo que cuando se ha querido dar cuenta ha sido un poco tarde. Y eso ha sido por su supremacía y por su forma de ser.

P.- ¿Cree que ha faltado humildad en el Gobierno para reconocer errores?

R.- Un poco sí. Falta un pelín de humildad, pero yo entiendo que es tan difícil el encaje de bolillos que está haciendo Pedro Sánchez, que no le habrá dado tiempo en pensar en la humildad, porque se lleva tantos revolcones y tantos tiras y aflojas que al final no le da tiempo. Yo creo que van al día con todo.

Yo creo que a Podemos le ha faltado humildad con sus propios miembros de partido, porque es que se los ha cargado a todos, y ha puesto a su mujer, imagínate si eso lo hace otro partido. Estarían ahora mismo criando malvas políticamente hablando.

A Pablo Iglesias lo que le hace falta es reflexionar y decir: el comunismo que yo defiendo es muy bonito en los libros, es muy bonito en la igualdad, pero si tú le das 100 euros a 10 personas, dentro de 3 meses uno tendrá 150, el otro tendrá 80, el otro se lo habrá gastado todo y estará pidiendo… y si haces eso 20 mil veces, va a pasar lo mismo.

Tienes que hacer una sociedad en la que, en función de lo que quiera esforzarse cada uno, sacrificarse y progresar, progrese, y el que no se quede donde está y el que no le ayudas… pero que sea libre y democrática, y todo lo demás es mentira, es una dictadura, llámese comunista, fascista… todo es lo mismo al final.

Es una dictadura que oprime a todos, que les pone en el mismo nivel y que no les deja progresar. Lo que se tiene que plantear es que eso lo tiene que actualizar, lo debería actualizar, y como ya no tiene partido, no tiene problema. Si él se actualiza, quizá sea un gran socio de gobierno, en vez de una mosca cojonera.

P.- ¿Y sobre la gestión de la crisis sanitaria que estamos pasando?

R.- Es muy difícil juzgar eso, esto está siendo de locos para todo el mundo. No teníamos ni idea de lo que era esto, ni lo que era el virus, nada de nada. Cuando empezó en Italia me acuerdo que Bárbara me dijo que esto venía a España. Y yo no me lo creía.

Todo lo que ha pasado y toda la gestión del inicio de la pandemia yo creo que tiene muy difícil censura, porque era tan difícil de gestionar para cualquiera que le ha tocado. Lo que sí que es verdad es que hay que mirar a los países que lo han hecho bien y que están mucho mejor que nosotros, haced lo mismo.

Me hubiera gustado no tener que vivir la etapa de la Movida madrileña con todo lo que conllevó»

Los políticos han dado un ejemplo muy malo, de pelearse y de pasar de todo. Para eso sí que le puse un mensaje a Iglesias. Eso de que el insulto se normalice, un dirigente cómo va a decir eso… aquí se ha perdido el sentido común. Lo que no puedes es dar un ejemplo así, para que luego la gente la libertad se la tome como un libertinaje que nos daña a todos, y eso está pasando.

P.- Ahora, desde la perspectiva de sus 57 años… ¿Hay alguna actitud o algún hecho que cambiaría en su vida?

R.- Me hubiera gustado no tener que vivir la etapa de la Movida madrileña con todo lo que conllevó. Que no hubiese tenido un problema emocional tan grande y una soledad tan grande que me hubiera metido de cabeza en esa etapa tan divertida que nuestro alcalde creó. Me costó muchísimo salir de ahí. A mis hijos se lo he dicho, lo único que no acepto en mi vida es la droga. Destruye al ser humano.

P.- Como padre parece que ha intentado cubrir algo que le ha faltado…

R.- Les he dado todo lo que yo no he tenido humanamente. Hay que ir soltando la cuerda poco a poco. Yo como la tuve suelta desde los 14-15 años, no tuve medida en eso.

Comentar ()