Gente

¿Quién es Kiki Morente?: el posible nuevo amor de Sara Carbonero

Kiki Morente

Kiki Morente Instagram / @Kiki_morente

Sara Carbonero está de nuevo enamorada. Así lo publica en exclusiva la revista Semana, que desvela que el sustituto de Iker Casillas -con quien finalizó su relación sentimental en marzo– en el corazón de la periodista no es otro que Kiki Morente, hijo del inolvidable cantaor Enrique Morente y, por tanto, hermano de las también artistas Soleá y Estrella Morente.

Según desvela la publicación, Sara y Kiki se conocieron hace dos meses por una amiga en común y el flechazo fue instantáneo. Muy ilusionados con su incipiente relación, la periodista y el cantante ya no ocultan su noviazgo y, aunque se ven menos de lo que les gustaría por sus respectivos compromisos profesionales y familiares, intentan compartir el máximo tiempo posible juntos.

Las mejores amigas de Sara – entre las que se encuentran la maquilladora Vicky Marcos, Isabel Jiménez o Raquel Perera – están encantadas con esta nueva relación que ha devuelto la sonrisa a la manchega y, aunque por el momento prefiere no lanzar campanas al vuelo y que su historia de amor permanezca en un discreto segundo plano mediático, la cosa parece ir en serio; tanto es así que la periodista ya conoce a la abuela de Kiki, la bailaora Rosario Muñoz, de 91 años, a quien el joven nunca habría presentado una novia hasta ahora.

Quién es José Enrique Morente

José Enrique, más conocido como Kiki, es el hijo menor de Enrique Morente y Aurora Carbonell y hermano de las artistas Estrella y Soleá Morente. A sus 31 años – cumplirá 32 en diciembre- se dedica al mundo de la música, como no podía ser de otra manera perteneciendo a la saga a la que pertenece y, a pesar de su juventud, cuenta con una sólida trayectoria a sus espaldas.

Virtuoso de la guitarra y con unos intensos ojos azules que a nadie dejan indiferentes, Kiki se lanzó al mundo de la canción en 2017, año en el que publicó su primer disco con la discográfica Universal, ‘Albayzín’, homenaje a su Granada natal, donde sigue pasando buena parte de su tiempo. Además, y como desvela Semana, tiene un piso en el castizo Cascorro madrileño, escenario de alguna de sus citas clandestinas con Sara que, fiel a su discreción, habría preferido que esta relación no saliese a la luz hasta que no estuviese totalmente consolidada.

Solo el tiempo dirá qué pasa con esta nueva historia de amor que, tras apenas dos meses, ha revolucionado el mundo de la periodista, poniendo patas arriba su vida y devolviéndole una sonrisa que, quienes conocen bien a Sara Carbonero, hacía mucho tiempo que no le veían.

Te puede interesar

Comentar ()