Sus amigas son uno de los grandes apoyos de Laura Escanes tras su sorprendente e inesperada separación de Risto Mejide, y lo están demostrando arropando más que nunca a la influencer en estos delicados momentos. Centrada en su trabajo – con numerosos proyectos a la vista – e inmersa en la búsqueda de piso para iniciar una nueva vida lejos del presentador, la catalana ha disfrutado de una comida muy especial en la casa de Laura Matamoros a la que tampoco faltaron María Pombo y María Fernández-Rubíes.

Una vuelta a la vida social tras el anuncio de su ruptura en la que la influencer ha confesado que son «momentos delicados» aunque su relación con Risto – con el que ha vivido 7 años de amor y con el que tiene una hija en común – sigue siendo «buena», como asegura.

Muy discretas, María Pombo y María F. Rubíes sí confirman que están apoyando a Laura tras su separación pero prefieren no entrar en detalles sobre cómo se encuentra su amiga: «Tiene que ser ella la que os lo cuente, son momentos difíciles para la pareja y yo prefiero no hablar para no cagarla no quiero que se malinterpreten mis palabras». «Es una época que no es agradable y encima es público, al final es complicado, ellos están tranquilos, se quieren un montón, hay una niña y es lo más importante», ha confesado la mujer de Pablo Castellano.

«Está tranquila», ha añadido María F. Rubíes, embarazada de su segundo hijo. Rodeada de futuras mamás – entre las que se encuentran María García de Jaime y su hermana Marta – María Pombo asegura que ella por el momento no piensa en darle un hermanito a Martín, aunque sí confiesa que «me animaré en un futuro».

Además de Laura Escanes, en el círculo de las influencers también está Victoria Federica, con la recientemente han coincidido en el desfile de Calzedonia en la Semana de la Moda de París. «La he visto súper bien», nos ha contado Pombo, confirmando que la hija de la Infanta Elena ya está totalmente recuperada de la operación de urgencia a la que se sometió a causa de una peritonitis el pasado 11 de septiembre. «La vi muy tranquila. Es una chica muy sencilla, muy normal, muy buena. Lo que se ve en prensa es fruto de muchos años de seguirla o de haberse criado en una familia que es difícil al final», apunta.