Europa | Internacional

La Navidad resiste en Ucrania: Kiev planta el 'árbol de los irrompibles'

Con bombardeos constantes y escasez de electricidad, los ucranianos pasarán las fiestas pensando en los que están en el frente

El árbol de Navidad de la Plaza de Santa Sofía en Kiev

El árbol de Navidad recién instalado en la Plaza de Santa Sofía de Kiev. EFE

A los ucranianos les gusta mucho la Navidad; de hecho, les gusta tanto que celebran esta festividad dos veces. El primer día festivo oficial de Navidad es el 25 de diciembre. El segundo es el 7 de enero. Ambas celebraciones son seguidas por las doce comidas tradicionales, villancicos e impresionantes mercados navideños. Este año, las celebraciones serán muy diferentes. Aún así la Navidad resiste: en muchas ciudades han plantado árboles, algunos tan simbólicos como el llamado árbol de los irrompibles, en la Plaza de Santa Sofía de Kiev.

Debido a la invasión rusa en curso y los constantes bombardeos de la infraestructura civil, millones de ucranianos carecen de calefacción, agua o electricidad. Además, muchos han perdido recursos financieros porque perdieron sus trabajos y viviendas debido a la guerra.

En toda Ucrania, la gente está comenzando a prepararse lentamente para las próximas vacaciones. En Mykolaiv, un centro regional en el sur a solo treinta minutos de los territorios ocupados por Rusia, las autoridades de la ciudad instalaron un árbol de Navidad decorado con redes de camuflaje y adornos de inspiración militar. El árbol es un recordatorio de las dificultades que los soldados y los civiles tienen que soportar.

Árbol de Navidad hecho con redes de camuflaje, Mykolaiv.
Árbol de Navidad hecho con redes de camuflaje, Mykolaiv. YURI LUBAROV / CULTURA MYKOLAIV

!Son tiempos difíciles, así que las vacaciones lo reflejarán!, dice Eugenia Hlushchenko, residente en Járkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania, está a solo cuarenta kilómetros de la frontera con Rusia. La ciudad está constantemente bajo el bombardeo del ejército ruso; los bombardeos y la destrucción de edificios civiles se han convertido en algo cotidiano para sus habitantes.

Es surrealista pensar que antes debatíamos sobre el presupuesto de la ciudad para la decoración navideña»

eugenia, desde járkov

«Recuerdo que todos los años había grandes debates sobre las decoraciones navideñas y cuánto íbamos a gastar en eso del presupuesto de la ciudad», se ríe Eugenia. «Ahora se siente como si fuera una época diferente; es tan surrealista pensar que tuvimos una vida buena y nos molestábamos con esas cosas».En Járkov, no habrá un gran árbol de Navidad en la plaza principal de la ciudad como otros años. En cambio, las autoridades de la ciudad han colocado árboles de Navidad más pequeños en algunos refugios antibombas y estaciones de metro más grandes a dónde va la gente durante las alertas aéreas.

«Me parece que es un esfuerzo muy inteligente. Es agradable ver esas decoraciones navideñas al menos en algún lugar», reflexiona Eugenia. «La ciudad está oscura la mayor parte del tiempo porque estamos ahorrando electricidad, por lo que tener luces navideñas es un lujo en este entorno».

Eugenia planea quedarse en casa durante las fiestas y pasar más tiempo con su familia mientras decora un arbolito de plástico y cocina kutya, un postre tradicional de Navidad. Tiene un hijo en edad preescolar que ahora no va al jardín de infantes por la guerra; y su marido trabaja en el banco de la ciudad.

«Pasamos muchas noches en el pasillo o vamos al metro cuando hay una alerta aérea», dice Eugenia. «Cuando no hay calefacción ni electricidad, voy a las estaciones de metro o tren para cargar mi teléfono y calentarme. Es muy difícil con un niño pequeño».

En Navidad, va a cocinar comidas tradicionales ucranianas; este año, también lo celebrará el 25 de diciembre en lugar del 7 de enero, cuando la mayoría de los cristianos ortodoxos lo hacen. «Esta Navidad deseo especialmente la victoria y un futuro pacífico para mi hijo y para todos los niños de Ucrania», señala desde Járkov.

Kiev, sin mercado navideño

A diferencia de Járkiv, Kiev tendrá un árbol de Navidad en la plaza principal de la ciudad, la plaza de Santa Sofía, el árbol de los irrompibles, aunque será muy diferente al año pasado. Es mucho más pequeño, unos 12 metros, y utiliza bombillas de bajo consumo alimentadas por un generador. Estará iluminado a ciertas horas, no todo el tiempo. No habrá mercado navideño.

El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, ha explicado que ha sido decorado con adornos de otros años. «Tiene unas 1.000 bolas azules y amarillas y palomas blancas. La parte superior del principal árbol de Navidad estará coronada con el escudo de Ucrania. La parte inferior del árbol de Navidad estará decorada con las banderas de los países que ayudan a Kiev a enfrentar los desafíos y las consecuencias de la guerra».

«El tiempo es espantoso; todo es oscuro y frío», dice Yana Lyashuk. Residente de Kyiv, quiere viajar al oeste de Ucrania durante las vacaciones navideñas para pasar tiempo con la familia de su pareja. «Mi novio es originario de la región de Donetsk; la casa de su familia quedó destruida», señala. «Ahora, sus padres se refugian cerca de la frontera húngara. Nos quedamos con ellos cuando comenzó la invasión, pero luego regresamos a la capital en verano. Ahora queremos volver a verlos».

Yana y su pareja son afortunados; el edificio de apartamentos donde viven está justo al lado del hospital, por lo que casi nunca tienen cortes de electricidad, ya que comparten la misma red eléctrica con la institución médica. También tienen calefacción de manera estable y suministro de agua.

“A menos que haya un gran bombardeo, tenemos conexión y otros servicios públicos”, explica Yana, “Entonces, a veces, trabajo desde casa en lugar de ir a la oficina porque allí es posible que no tengamos electricidad”.

Ahora, Yana rara vez va al centro de la ciudad debido al susto de bomba; cree que es más probable que el centro de la ciudad sea el objetivo. Sin embargo, ella quiere ver el árbol de Navidad una vez que esté instalado.

No gastaré dinero en regalos. Prefiero donar a las Fuerzas Armadas»

Yana lyashuk, residente en kiev

«Tendremos una celebración muy modesta este año, y creo que así será para la mayoría de los ucranianos», explica. «Estamos muy agradecidos de estar vivos y celebraremos nuestro ejército esta temporada porque podemos tener la festividad solo gracias a ellos. No gastaré dinero en regalos; prefiero donar a las Fuerzas Armadas».

«También quiero tomarme una foto frente al árbol de Navidad porque, con o sin luces, Kiev es una ciudad tan hermosa», concluye Yana, «Sé que el árbol de este año se llama El árbol de los irrompibles, y creo que es un nombre muy apropiado».

Leópolis, sin energía para celebraciones

«Me olvidé de que se acercaban las festividades navideñas», dice Maryana Oleksiv, de Leópolis, la ciudad más grande del oeste de Ucrania, conocida por su mercado navideño y sus grandes festividades. Normalmente, Leópolis tiene un gran árbol, cientos de miles de turistas, muchos villancicos en las calles y varios espectáculos y actuaciones por toda la ciudad.

Este año, Leópolis no tendrá nada de eso. La administración de la ciudad decidió que no hay dinero ni energía de sobra para las celebraciones. Los residentes en Leópolis a veces obtienen electricidad solo durante cuatro horas al día, por lo que deben ser muy ingeniosos para no congelarse durante el invierno ucraniano.

«Me compré ropa interior térmica y ese es el regalo que haré a mi familia», dice Maryana. A pesar de la escasez, mantiene viva la esperanza. «Doné dinero y también compré algo de ropa interior térmica para los soldados», agrega, «Y estoy emocionada por las fiestas, aunque para ser honesta, los días son muy borrosos, así que no es como si me estuviera preparando para algún día especial».

«Paso una parte de mi tiempo en casa de mi novio y la otra parte en casa de mi madre, así que viajo de un lugar a otro cada vez que hay electricidad», continúa Maryana. «Dado que no puedo trabajar tanto como antes porque mi trabajo requiere Internet constante, esos traslados llenan las horas libres que tengo».

La familia de Maryana está toda en Leópolis; se han preparado para el invierno comprando muchas mantas y colocándose capas. Maryana aún no ha comprado un generador, pero lo está considerando.

Nunca imaginé que pasaría mi trigésima Navidad con mi país en guerra»

maryana oleksiv, de leópolis

«Mi novio sugirió que, si seguimos teniendo tantos apagones, necesitaríamos un generador antes de Año Nuevo. Así que tal vez, esa será una inversión que haremos en 2023», comenta. «Nunca había experimentado algo como este invierno”, reflexiona Maryana, «Y nunca imaginé que pasaría mi trigésiva Navidad con mi país en guerra, pero me hizo apreciar más lo que tengo», agrega. «Muchos de mis amigos están en las trincheras o han resultado heridos en la batalla, así que sé que podría ser mucho peor».

Maryana viajó a París por trabajo a fines del otoño y no podía creer lo que veía cuando observó la abundancia y las muchas luces en la capital francesa.»Ver lo oscuro que es Lviv y cómo valoramos la electricidad y las cosas simples me hizo darme cuenta de que muy cerca de nosotros, la gente lleva una vida muy diferente», reflexiona la mujer, «No me di cuenta de lo rápido que me adapté a la realidad de la guerra, y cómo este modo de supervivencia se convirtió en la nueva normalidad para mí».

Te puede interesar

Comentar ()