Europa | Internacional

Bajmut, escenario de la guerra de la propaganda entre el Grupo Wagner y Ucrania

Prigozhin asegura que sus hombres han tomado el centro mientras que los ucranianos dicen que sus tropas resisten dentro

¿Ha caído Bajmut? La disputada localidad de la región ucraniana de Donetsk es escenario de una cruenta batalla entre las tropas ucranianas y los mercenarios del grupo Wagner desde el verano pasado. El fundador del Grupo Wagner, Yevgueni Prigozhin, aseguraba este domingo que sus efectivos habían tomado el ayuntamiento de la ciudad y habían izado la bandera rusa allí en nombre del bloguero ruso Vladen Tatarsky, muerto en atentado en San Petersburgo el domingo. Sin embargo, fuentes ucranianas desmentían categóricamente que Bajmut hubiera caído en manos rusas, si bien admitían que la situación se había "calentado" mucho.





"Bajmut es ucraniano y los rusos no han capturado nada. Están muy lejos de hacerlo", decía Serhiy Cherevatiy, portavoz del comando militar oriental, en conversación con la agencia Reuters. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha reconocido que los combates son "especialmente duros" en Bajmut. "Estoy agradecido a nuestros combatientes en las inmediaciones de Avdiivka, Marynka, y Bajmut... especialmente a los de Bajmut", declaró en su comparecencia diaria.

Para los mercenarios del Grupo Wagner la caída de Bajmut se ha convertido en un símbolo, en la victoria que buscan sin descanso desde hace meses para justificar que su aportación a las filas rusas es fundamental. Rusia está escasa de triunfos. De ahí que Prigozhin esté empeñado en demostrar al mundo que sus combatientes, entre los que se encuentran numerosos convictos, finalmente controlan la disputada ciudad de Donetsk.

También quiere que el Kremlin sepa de la valía de su estrategia frente a lo que hace el Ministerio de Defensa. El llamado chef de Putin ha criticado en varias ocasiones a los altos mandos del Ejército y al ministro de Defensa, Serguei Shoigu, por su manera de conducir la guerra. Incluso algunos medios como Bloomberg revelaron recientemente que Prigozhin se planteaba replegarse de Ucrania e intensificar su presencia en África.

El coste en vidas humanas y armamento ha sido elevadísimo para las dos partes. Prigozhin reconocía que esos combates se habían convertido en "una picadora de carne". Fuentes occidentales señalan que solo por la conquista de Bajmut habrían caído entre 20.000 y 30.000 soldados rusos. También son miles las bajas ucranianas, pero no hay certeza sobre estos números.

Los ucranianos en el frente han dado testimonio de cómo los soldados y mercenarios rusos acudían por oleadas a atacarlos, sin que siquiera tuvieran ocasión sus adversarios de recoger a los caídos en el frente. También Ucrania se ha empeñado a fondo en resistir a toda costa, con el fin de desgastar a las tropas rusas y contribuir a socavar su antigua imagen de imbatibilidad.

El objetivo de Kiev sería ganar tiempo para preparar la esperada contraofensiva en la que empezarían a usar el armamento occidental recién llegado. De esta manera, Bajmut que no tiene una importancia estratégica que se corresponda con el empeño que han puesto rusos y ucranianos en su conquista finalmente ha adquirido un extraordinario valor mediático.

Hasta ahora, cada vez que Prigozhin anticipa la victoria del Grupo Wagner, Ucrania responde con una negativa. "Es lo que quieren que crean los medios internacionales pero no es cierto. Habrán puesto la bandera en el ayuntamiento pero eso no quiere decir que la ciudad esté tomada", señala Mark Savchuk, coordinador en UA PR Army. De hecho, el mal tiempo ha provocado que se hayan ralentizado algunas acciones.

"Bajmut no va a caer pronto. En realidad, las fuerzas rusas han retrocedido. Hay que tener en cuenta que con 5.000 soldados dentro de los edificios bien aprovisionados puedes defender una ciudad. Los rusos han fracasado en su intento de cortar los suministros a Bajmut. Tampoco han podido cercarla. Lo que han hecho es colocar una bandera en un edificio en el centro. Eso no quiere decir que lo hayan tomado. Pero con esa acción quieren mostrar que la ciudad ha caído, pero no es así. Solo caerá si los ucranianos deciden dejar la ciudad por razones de seguridad. Los combates siguen librándose en el centro y son muy duros. Si rompen las líneas de comunicación, Bajmut caería", apunta Mark Savchuk.

El brigadier general retirado estadounidense Mark Kimmitt decía en una entrevista en CBC que Bajmut será una victoria propagandística sea cual sea el ganador final. "Tanto Putin como Zelenski tratan de ofrecer a su pueblo una gran victoria y seguir con la guerra".

Lo que parece cierto es que los rusos, que han rotado sus tropas recientemente en la zona, han desistido de atacar por los flancos para poner su objetivo en el centro de Bajmut. Han llegado hasta ahí pero se mantienen los combates por la ciudad. El Institute for the Study of War ha confirmado que los rusos han tomado la planta metalúrgica Azom, que habrían defendido con gran empeño soldados ucranianos.

En dirección a Bajmut el Ejército ruso ha bombardeado Vasukivka, Orijovo-Vasylivka, Novomarkove, Kostyantynivka, Hryhorivka, Bohdanivka, Bajmut, Ivanivske, Chasiv Yar, Zalizne en la región de Donetsk, según el Alto Mando de las Fuerzas Armadas ucranianas.

Tanto ucranianos como rusos libran esta guerra de propaganda paralela. Tan importante es conquistar los objetivos como que estas victorias se den a conocer y se certifiquen. Los ucranianos son muy hábiles en este sentido y cuentan con la narrativa de su presidente, Volodimir Zelenski, que cada día lanza un parte de guerra propio.

Dos atentados relevantes en territorio ruso

Los rusos dan más intensamente la pelea de cara a su propio pueblo. De ahí, las tertulias en televisión con auténticos propagandistas de la causa del Kremlin. También en esta guerra se han hecho populares algunos blogueros militares que han tenido ocasión de ver la guerra desde la línea de frente rusa. Tal es el caso de Vladen Tatarsky, cuyo nombre real era Maxim Fomin, muerto en atentado el domingo cuando se encontraba en un debate en un café en San Petersburgo.

La policía rusa ha detenido a una mujer, Darya Trepova, como sospechosa de la muerte de Tatarsky, con más de medio millón de seguidores en Telegram. Trepova fue quien llevó un busto que representaba a un soldado al café. Dentro había una bomba con 200 gramos de TNT. En un comunicado, el Comité Nacional Antiterrorista de Rusia afirmó que el atentado fue "planeado por los servicios especiales de Ucrania con la participación de agentes que habrían cooperado con la llamada Fundación Fondo Anticorrupción Navalny".

El bloguero era conocido por sus declaraciones radicales. El año pasado criticó al ministro de Defensa y a los oficiales por su forma de conducir la guerra. Era amigo de Daria Dugina, la hija del ideólogo ultranacionalista Aleksander Dugin, que también murió en atentado en la periferia de Moscú en agosto pasado.

Las autoridades de Kiev, que niegan su participación en estos hechos, sostienen que estos atentados son fruto de las luchas intestinas en el Kremlin. El mensaje que quieren que cale es que la Federación Rusa ha dejado de ser un lugar seguro y que en el poder se libra una guerra fratricida consecuencia del curso de la guerra en Ucrania.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar