Recuerdo a Monedero el día de la investidura, allí en el gallinero del Congreso, nervioso o travieso, entre vigilante jurado de José Mota y chiquillo con globos de agua. Se agarraba un poco a la barandilla, quizá para no ser absorbido por el Régimen Corrupto del 78 que se revolvía abajo en el Hemiciclo, y que parecía querer tragárselo con sus fauces de rojo y madera, como la boca podrida de un pirata. Se había traído hasta un librito de Gramsci, en plan amuleto, como el que lleva al castillo de Drácula un crucifijo de hueso o toda una collera fúnebre de ajos. Para qué llevar allí un libro de Gramsci, colgandero, bolsón, pendulón… Gramsci como Biblia contra las balas, o como el libro paseado de ese intelectual apócrifo, paseador de libros como de bastones, libro que le adorna amores de bibliotecaria y glorias de café tan falsos como su intelectualidad.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate