Las acciones de Nintendo han tenido en los últimos tiempos un recorrido casi tan agitado como el que suelen experimentar los protagonistas de sus principales juegos de aventuras. Sin embargo, una escalada superior al 14% como la que registraron el pasado viernes se sale de la normalidad de la compañía. De hecho, habría que retrotraerse al verano de 2016, en plena euforia por el boom de Pokemon Go, para encontrar repuntes similares.

La noticia que motivó tan notable subida fue el permiso por parte de las autoridades de la provincia China de Guangdong para la venta de la consola Switch en la región. Será el gigante chino Tencent el encargado de comercializar el dispositivo estrella de Nintendo, del que se han vendido ya más de 32 millones de unidades desde su lanzamiento hace poco más de dos años.

La entrada en China, que se espera pueda hacerse efectiva a corto plazo en todo el país tras esta primera autorización local, no es un asunto baladí para el grupo japonés. No en vano, China es de largo el mayor mercado del mundo para la industria de los videojuegos. Sin embargo, hasta la fecha ninguno de los líderes internacionales en el nicho de las consolas ha sido capaz de afianzarse en el país. Ni Sony con su PlayStation ni Microsoft con la Xbox han logrado la conquista de un mercado caracterizado por una estricta regulación que lo hace muy diferente a todos los demás.

Las acciones de Nintendo repuntaron más de un 14% tras conocerse la autorización a Tencent para vender Switch en el mercado chino

Sin ir más lejos, las limitaciones impuestas por las autoridades chinas a la adquisición de videoconsolas ha provocado que a día de hoy esta parte del negocio se encuentre muy rezagada, frente a otros segmentos como los de los juegos para PC o móvil. No obstante, Nintendo se presenta en China con una ventaja sobre sus competidores y es el carácter portátil de Switch, que la convierte en más adaptable a los gustos de los consumidores chinos. Además, sagas como Mario Bros, Zelda o Pokemon cuentan ya con un elevado nivel de popularidad en el país.

Pero son muchos los expertos que consideran que las miras de Nintendo en el gigante asiático pueden estar puestas más allá del nicho de las videoconsolas. La compañía nipona ya había hecho con anterioridad incursiones en el mercado chino, donde ya comercializó en 2003 el iQue Player, en 2005 la Nintendo DS y en 2012 la 3DS, a través de una subsidiaria en el país. «Si el acuerdo solo cubriera la venta de la consola, entonces la subsidiaria china de Nintendo debería haber podido gestionarlo, como en el pasado», sugieren en Nomura.

Desde que Nintendo firmó con Tencent en 2017 su primer acuerdo de colaboración han sido numerosas las especulaciones sobre la posibilidad de que ambos grupos trabajaran de forma conjunta en el desarrollo de una más nutrida oferta de juegos para los distintos formatos online. Y el pacto para la comercialización de la Switch es visto como un nuevo paso en el estrechamiento de esta alianza.

El mercado chino de los juegos móviles alcanzará este año una cifra de ingresos cercana a los 21.400 millones de dólares (unos 19.000 millones de euros) y se espera que sobrepase los 24.100 millones (21.400 millones de euros) en 2022, según cifras de Statista, mientras que el número de usuarios crecerá desde los 563,2 millones de 2018 hasta los 658 millones de 2023.

Para sacar el máximo partido a este mercado, Nintendo ha buscado un aliado clave en Tencent, líder destacado en el mercado chino de los juegos, que cuenta con una penetración enorme en el país a través de sus variados servicios. La compañía, que llegó a codearse hace apenas dos años con las mayores cotizadas del mundo, se ha visto, sin embargo, penalizada en los últimos tiempos por las crecientes restricciones que han puesto las autoridades chinas al lanzamiento de nuevos juegos.

El mercado chino de juegos móviles facturará en 2019 unos 21.400 millones de dólares y alcanzará los 563 millones de usuarios

Pero es precisamente el difícil entorno del mercado el que lleva a los expertos a augurar que las fusiones y alianzas entre los creadores de contenidos serán en el futuro del negocio en el país. En ese contexto, «Nintendo puede lanzar un negocio de contenidos IP en China, que podría incluir no solo videoconsolas sino también negocios digitales (incluidos juegos móviles y juegos online) y nuevas formas de entretenimiento online con la llegada del 5G», comentan los analistas de Nomura.

Precisamente, el banco japonés recortaba hace unos meses su valoración de Nintendo resaltando que, pese a la buena evolución de las ventas de Switch, el más débil avance de los ingresos por juegos móviles estaba retrasando el esperado tránsito de la estructura de ganancias para dar un mayor peso al negocio digital. Y este cambio bien podría comenzar en China de la mano de Tencent.

«Nintendo aún no ha lanzado ninguno de sus juegos móviles en China y creemos que el potencial del negocio de juegos móviles de Nintendo en China es significativamente mayor que su negocio de consolas», observaba Daniel Ahmad, analista de Niko Partners, en declaraciones a la CNBC.

Tal vez con este nuevo aliciente, el creador de la saga Mario Bros pueda estirar su buen arranque de año y recuperar el 22% que aún le separa de los niveles que llegó a alcanzar hace 15 meses.