El juez Javier Martínez Lázaro ha criticado que se utilice a la prensa para presentar recusaciones en el auto en el que se opone a apartar al magistrado José Ricardo de Prada del tribunal que desde el martes enjuiciará el ‘caso Gürtel’. Pablo Crespo, número dos de esta trama de corrupción, planteó la recusación contra ambos jueces, pero estos incidentes han sido rechazados y deberá pagar las costas de los mismos por «la temeridad» de su demanda.

Martínez Lázaro explica que la recusación debe presentarse «tan pronto» como se tenga conocimiento «de las causas que la funde» y en cualquier caso en un plazo inferior a los 10 días desde que se conozca la identidad del magistrado a recusar. En este caso, la composición del tribunal se conoció el 15 de septiembre del 2015 después de que fueran apartados los magistrados conservadores Enrique López y Concepción Espejel por sus vínculos con el PP.

Publicación en OK Diario

En su escrito, el abogado de Crespo, Miguel Durán, alega que se ha enterado de la relación de una hija de De Prada con el abogado Gonzalo Boyé (que ejerce la acusación popular en otras piezas de esta red) tras la publicación de este hecho en un medio de comunicación y solicita que el plazo de 10 días comience a contar desde la fecha en la que se divulgó la noticia.

Sin embargo, Martínez Lázaro rechaza esta artimaña y recuerda que esta estrategia ha sido también empleada por el PP contra la jueza Rosa María Freire que investiga el borrado de ordenadores de Luis Bárcenas en la formación conservadora que se amparó en la publicación de OK diario «(misma publicación que en este caso)» para recusarla por ser «un instrumento» al servicio del PSOE.

Por ello, este juez explica que los plazos no se pueden abrir si se consigue «la publicación del hecho en el que justificar la recusación en cualquiera de las múltiples publicaciones informativas del mercado» porque también se podría alegar «que había tenido conocimiento de los hechos por informaciones facilitadas por redes sociales o amigos».

Lazos entre compañeros

Además, el magistrado rechaza que De Prada haya perdido la imparcialidad por ser amigo de Baltasar Garzón, primer instructor de ‘el caso Gürtel’, ya que sostiene que lo que une a ambos jueces, que han trabajado durante 20 años en la Audiencia Nacional, son «lazos de compañerismo».

Por estos motivos, Martínez Lázaro considera que la recusación presentada contra su colega es «extemporánea» y «carente de entidad» por lo que la rechaza de plano, ya que tiene «una causa exclusivamente dilatoria, para evitar el inicio del juicio».

Casi los mismos argumentos han sido esgrimidos por el pleno de la sala penal de la Audiencia Nacional que el pasado viernes rechazó también de plano la recusación presentada por Crespo contra Martínez Lázaro. Los jueces rechazaron que la relación de amistad de Martínez Lázaro con Garzón le impidieran resolver el incidente contra De Prada. Y afirman que este incidente obedece «a móviles relacionados con el inminente inicio de la causa, dado el efecto suspensivo» que provocaría en el inicio del juicio «más que a una verdadera cuestión acerca de la imparcialidad».

Peticiones de nulidad

Estas recusaciones han contado con el apoyo de otros acusados que se han sumado a ella como el PP que se sienta en el banquillo como responsable civil porque la red que dirigía Correa pagó los gastos de las campañas electorales en los ayuntamientos madrileños de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón.

El juicio de ‘el caso Gürtel’ arranca el martes con las cuestiones previas que planteen los abogados. Fuentes de la defensa han adelantado que van a pedir la nulidad de las actuaciones por el rechazo de estas recusaciones.