El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, se entrevista este viernes en Madrid con Mariano Rajoy y con el responsable de la gestora socialista, Javier Fernández, según ha podido saber El Independiente de fuentes comunitarias. Aunque formalmente Schulz está de campaña para intentar alargar su mandato más allá de enero de 2017 ,»a nadie se le escapa su papel de mediador. Ya lo hizo con Grecia», apuntan los mismos medios en alusión a la confusa situación política que vive España.

Schulz tendrá oportunidad de conocer de primera mano el relato sobre el bloqueo institucional con un Gobierno camino de los 300 días en funciones y una escalada verbal y política que acercaba peligrosamente la amenaza de una nueva repetición electoral. La última maniobra de Moncloa para rebajar el tono aceptando una abstención sin condiciones parece allanar el camino al PSOE, aunque nada está cerrado.

Precisamente, Schulz, que forma parte de la familia socialista europea, analizará con Fernández la crisis del PSOE, cuyo Grupo Parlamentario corre riesgo grave de fractura ante la abstención que facilite la investidura de Rajoy. Los fieles a Pedro Sánchez, y el propio Pedro Sánchez, se resisten a transitar del «no es no» a la abstención y ya han anunciado que romperían la disciplina de voto.

El presidente del Parlamento Europeo, de la familia socialista, analizará la crisis del PSOE con Fernández

«En Europa están alucinados con lo que ha pasado en el PSOE», aseveran las fuentes europeas, que aseguran que la principal preocupación de los socios respecto a España es más de índole económica que política, esto es, que la ausencia de un gobierno estable dé al traste con la senda de recuperación que ha iniciado España, por encima de la media comunitaria.

Ya de paso Schulz quiere el apoyo de populares y de socialistas para continuar en la presidencia de la Eurocámara más allá de enero de 2017, donde debía dar paso a un dirigente del PPE. Al menos este fue el acuerdo al que se llegó tras las elecciones europeas de 2014 pero la ausencia de otro horizonte político –bien el liderazgo de los socialistas alemanes o un ministerio de importancia en el gobierno de coalición con Angela Merkel,– le han hecho plantearse su continuidad, para lo que necesita el apoyo de los dos grandes grupos políticos del Parlamento Europeo.