Tras conocer los nuevos nombramientos llevados a cabo por la nueva dirección del PSOE y la ratificación de Antonio Hernando como portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, hay quien ve contradicciones al hecho de que éste, fiel defensor del no a Rajoy, tenga que apoyar ahora la abstención en caso de que el Comité Federal del PSOE, aún sin fecha, decida propiciar la investidura del candidato ‘popular’.

Hace apenas unas semanas, el portavoz socialista en el Congreso confesaba en Onda Cero que, tras los resultados electorales del 26 de junio, él mismo dudó sobre abstenerse, pero… “Hablé con mucha gente y fui formando una opinión completamente contraria a esa posibilidad”. Hernando argumentaba en esa misma entrevista que era un error facilitar la investidura al PP “primero para España y después no sería bueno para el PSOE”.

Antes de hacer esta «confesión», Hernando no ha dudado en defender públicamente el «No es no» que también pregonaba el ya dimitido Pedro Sánchez. Tras el debate de investidura del pasado 30 de agosto, el portavoz aseguraba que «los socialistas no tenemos ni una sola razón para darle nuestra confianza al señor Rajoy», y se refería al presidente del Gobierno en funciones como «un burócrata que ha venido a leer un papel que sabe que ya no es el que corresponde a la España del siglo XXI» para defender su postura.

«Si el PSOE cambia de opinión, vamos a perder absolutamente toda nuestra credibilidad. Y uno de los problemas que tiene el PSOE es de credibilidad», sentenció el pasado 11 de julio, dos días después de que los barones socialistas refrendaran el rechazo a Rajoy en el Comité Federal. También en un mitin celebrado durante la campaña electoral previa a los comicios de Galicia y País Vasco, Hernando aseguraba que su partido no iba a «defraudar» a los votantes y militantes del PSOE que habían «dado su confianza» para votar no a Rajoy.

Para Hernando, el no que el PSOE ha venido sosteniendo en los últimos meses no es por «cabezonería», sino por «razones éticas, políticas e ideológicas» ante la forma de gobernar del PP y de Rajoy, como dijo el pasado 8 de septiembre. De igual modo que Hernando ha predicado el no a Rajoy, siempre acompañó a Sánchez en el mensaje de que era posible un gobierno alternativo, aunque dejando claro que sin el respaldo de los independentistas.