Pablo Crespo ha reconocido en la sesión de la tarde del martes en ‘el caso Gürtel’ que Francisco Correa le pagaba 5.000 euros al mes y que una parte de esta nómina se le abonaba en negro. Sin embargo, no ha querido ahondar en esta cuestión porque en este juicio no se sienta en el banquillo por delito fiscal. El lugarteniente de Francisco Correa ha asegurado que este dinero se lo tenía bien ganado porque además de su cargo de administrador también se ocupaba «de las cuestiones» de su jefe como las inversiones de su madre o los problemas de hermano que padece una discapacidad.

Esta es una de las pocas cuestiones que ha respondido el número dos de la trama de corrupción al exhaustivo interrogatorio de la fiscal Concha Sabadell que le ha exhibido centenares de hojas de cálculo recogidas en un pendrive que fue incautado en un registro en su casa, a pesar de que Crespo se ha negado a reconocer estos documentos porque no se le han facilitado los originales.

Termina el interrogatorio de la fiscal

La representante del ministerio público se ha dedicado durante las casi ocho horas de interrogatorio en descender a los detalles de las facturas y albaranes que Crespo guardaba en un lápiz de memoria. Sin embargo, su abogado, Miguel Durán, le ha aconsejado que no respondiera porque su cliente no ha podido ver los documentos en papel. El lugarteniente de Francisco Correa ha seguido esta sugerencia y se ha negado a confirmar los datos que aparecen en estos papeles.

Crespo ha explicado varias veces que él no tenía relación con los políticos del PP y que acudía a la sede de este partido a cobrar facturas de «los miles» de actos que organizaron para este partido sobre todo durante los años 2003 y 2004 cuando se encargaron de organizar las campañas de las elecciones municipales y generales.

Asimismo, ha explicado que la relación con Luis Bárcenas se limitó a pasarle los pagos de los actos que contrataba el partido. Y ha señalado que el antiguo tesorero del PP era «un hombre muy serio» y que «discutía mucho» por los gastos. El ex número dos de la trama de corrupción ha negado tener relación con los otros políticos del PP que se sientan en el banquillo como Jesús Merino o Jesús Sepúlveda.