La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha considerado que la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en la localidad navarra de Alsasua puede encuadrarse en un delito de terrorismo y, por tanto, es de su competencia investigarlo.

En el escrito del Ministerio Público al que ha tenido acceso Efe, el fiscal establece que «se trata de graves hechos delictivos contra la integridad física de miembros de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad realizados con el propósito de atemorizar a colectivos que no comparten sus ideas y generando una grave alteración para la paz pública».

Los hechos tuvieron lugar el pasado 15 de octubre de 2016 pero, según el fiscal, están enmarcados «dentro de la campaña de hostigamiento que sufren los agentes en determinadas localidades del País Vasco y Navarra». Ese sábado, dos agentes de la Guardia Civil, un teniente y un sargento, fueron agredidos junto a sus parejas mientras se encontraban en una discoteca de la localidad navarra. Según consta en la denuncia, un grupo de personas les increpó dentro del local, antes de sacarles del mismo «a patadas y puñetazos» mientras les gritaban «esto os pasa por venir aquí».

Tres días después del incidente, el colectivo de víctimas del terrorismo del País Vasco, Covite, interpuso una denuncia penal por la comisión de un posible delito de terrorismo y otro de odio. El juzgado de Instrucción número 3 ya había aceptado incoar diligencias, antes de conocer la opinión de la Fiscalía.