La detención de Monste Venturós, alcaldesa de Berga, «pone en cuestión la posición de la CUP en el Parlament» ha advertido su abogado y portavoz antisistema en el Parlament, Benet Salellas. El dirigente antisistema ha reclamado a la Generalitat que aclare «si está con la Justicia española» o con las fuerzas independentistas que persistirán en su actitud de desobediencia a la salida del Juzgado de Instrucción 1 de Berga, en el que ha prestado declaración Venturós. Salellas ha recordado que esta situación se repetirá en las próximas semanas, y la CUP quiere saber si la Generalitat se pondrá a su lado o al de la Justicia. Y de ello dependerán las conversaciones que debían dar luz verde a los primeros presupuestos del gobierno de Carles Puigdemont. Unas negociaciones que ya eran difíciles antes y que ahora se antojan todavía más duras.

Probablemente por ello los dirigentes de JxS se han lanzado en tromba a solidarzarse con Venturós en los medios de comunicación y las redes sociales. Encabezados por el propio Puigdemont, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, o la portavoz del Govern, Neus Munté, todos han insistido en defender a la alcaldesa y culpar al Gobierno del PP de la detención, obviando el papel de los Mossos en ella. Pero la CUP no parece dispuesta a transigir tan fácilmente.

Salellas advertía tras la detención de que un gobierno comprometido con la independencia no puede aceptar ordenes del Estado «por miedo», como ha su juicio ha actuado ha acusado al conseller de Interior, Jordi Jané. Y el regidor de Vic Joan Coma (CUP), -que también se ha negado a comparecer ante el juez que instruye el caso contra él por un delito de incitación a la sedición- se ha sumado a las quejas antisistema reclamando al ejecutivo de Puigdemont que «no acaten órdenes injustas del Estado español».

Concentración de apoyo ante el juzgado

Coma ha hecho estas declaraciones mientras participaba en la concentración que se ha formado ante el Juzgado de Berga, en solidaridad con la alcaldesa detenida. Una concentración de más de un centenar de personas a la que se han incorporado también el portavoz de JxS en el Parlament, Jordi Turull y el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, además de numerosos cargos electos de la CUP.

Los Mossos d’Esquadra han detenido a primera hora de la mañana a Venturós, investigada por un delito electoral. La policía autonómica se ha presentado en el domicilio de la dirigente anticapitalista en funciones de policía judicial cumpliendo ordenes del Juzgado de Instrucción número 1 de Berga, que instruye la causa contra la alcaldesa por no cumplir el mandato de la Junta Electoral y retirar de la fachada del Ayuntamiento la estelada durante las campañas de las elecciones generales y autonómicas. Venturós tampoco atendió al mandato del juzgado y se negó a comparecer ante el juez, por lo que éste ha ordenado ahora su detención.

Venturós no acudió al Juzgado de Instrucción número 1 de Berga tras ser citada por primera vez el 5 de abril ni en el segundo requerimiento, el 17 de octubre, tras lo que afirmó que declararía «ante el pueblo» por considerar que es a quien se debe.

En ese sentido, apuntó en un comunicado: «Reitero mi voluntad de no esquivar el desafío del Estado. La independencia la conquistaremos demostrando que la legitimidad de las urnas quiere ser silenciada por una legalidad que ya solo acepta una minoría».

El Ayuntamiento de Berga argumentó que su decisión de hacer caso omiso de los requerimientos de la Junta Electoral Central de retirar la estelada responde también «a la voluntad popular ya que se trata de un acuerdo aprobado en el pleno del 6 de septiembre de 2012».

Colau critica la «judialización de la política»

La detención de la alcaldesa de Berga ha provocado la reacción inmediata de los dirigentes catalanes. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha criticado a través de su cuenta de Twitter la «judicialización de la política», a la vez que ha mostrado su apoyo a Venturós. La misma vía ha utilizado la portavoz de Junts Pel Sí en el Parlament, Marta Rovira, quien también ha defendido a la alcaldesa de Berga y ha señalado que colgar una bandera es «libertad de expresión».

No han sido las únicas que han salido en apoyo de Venturós. Su compañera de partido, Anna Gabriel, el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart e incluso el líder del PDECat en el Congreso, Francesc Homs, se han manifestado en favor de la detenida. El líder de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell, ha aprovechado la formación del nuevo gobierno de Rajoy para culparle de estos hechos a través de un mensaje en las redes sociales: «¿Este es el estreno del nuevo gobierno de Rajoy?», se ha preguntado.