La elección presidencial en Estados Unidos, con la ventaja provisional del candidato republicano Donald Trump, ha provocado que hoy el peso mexicano se devaluara a mínimos históricos, al situarse cerca de las 21 unidades respecto al dólar en el mercado interbancario. La Bolsa de Tokio, a su vez, se ha desplomado un 5,36%.

En su página web, el banco Citibanamex ha informado que el dólar estadounidense llegó a colocarse por encima de los 20,70 pesos para esas transacciones, cuando el cambio oficial había cerrado el día en 18,42 pesos, lo que representa una caída del 11 por ciento.

La divisa mexicana se ha ido desplomando al compás de los datos que llegaban de los recuentos en el resto de estados en disputa.

En declaraciones a Televisa, según recoge Efe, el analista Luis de la Calle reconocía que «hay pronósticos» de que el peso llegue «a 22 y 23 (unidades por dólar) si gana Trump», que ha amenazado con «romper» el Tratado de Libre Comercio de América del Norte o bloquear las remesas que los inmigrantes mexicanos envían su país. El Banco Central Mexicano ha anunciado, para esta misma mañana, una conferencia de prensa después de que el peso alcanzase el nivel más bajo de su historia.

Por otro lado, el ministerio japonés de Finanzas, el Banco de Japón (BoJ) y la Agencia de Servicios Financieros (FSA) del país asiático han convocado para hoy una reunión de emergencia ante la posible victoria de Donald Trump. Representantes de los tres organismos tienen previsto reunirse en Tokio coincidiendo con el cierre de la Bolsa de Tokio, que caído un 5,36 % -aunque llegó a perder más de un 6 %- ante los datos de los recuentos en Estados Unidos.

El objetivo del encuentro es estudiar una respuesta inmediata para lograr la estabilidad de los mercados financieros, según la cadena pública NHK.

El rendimiento de los bonos nipones se ha incrementado y el dólar se ha depreciado con el yen más de un 3 por ciento desde que empezaron a conocerse los resultados en estados clave como Ohio, Carolina del Norte o Florida, donde Trump se ha impuesto.

El fortalecimiento del yen -una divisa considerada refugio en tiempos de incertidumbre- perjudica enormemente al músculo exportador de la tercera economía mundial, cuyas empresas manufactureras pierden competitividad y ven recortados sus beneficios a la hora de repatriarlos.

En Tokio, al igual que en el resto de grandes plazas financieras, se ansiaba una victoria de Clinton, que representa para las finanzas globales un mensaje de estabilidad frente a la incertidumbre y volatilidad que simboliza el republicano Donald Trump.