«No hay tomada ninguna decisión», es la respuesta que ha dado el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, al ser preguntado sobre los impuestos que podrían modificarse en los próximos Presupuestos. Lo ha dicho este viernes tras  una reunión con la canciller alemana Angela Merkel en Berlín, donde ha añadido que cualquier medida se negociará con el resto de grupos parlamentarios. El presidente también ha coincidido en Alemania con los presidentes europeos Fraçois Hollande, Theresa May o Matteo Renzi, además del presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, de quien ha recibido un afectuoso saludo.

Allí ha apuntado a que el Gobierno tiene intención de acordar los posibles cambios con «otras fuerzas políticas», aunque no ha precisado si el Ejecutivo contempla subidas de impuestos para cumplir con el objetivo de déficit de 2017, situado en el 3,1% del PIB. Rajoy ha destacado que «posiblemente» España haya superado ya lo «peor de la crisis», con tres años consecutivos creciendo y creando empleo «a muy buen ritmo», y ha afirmado que el gran objetivo nacional para esta legislatura es llegar a los 20 millones de empleados, lo que supondría un aumento de la recaudación y, por tanto, una mejora de los servicios públicos.

El presidente ha vuelto a reiterar que España cumplirá este año el objetivo de déficit del 4,6% del PIB y que también «tiene voluntad» de cumplir el 3,1% del año que viene como ha hecho «siempre». «Gracias a las reformas y a la reducción del déficit que ha aportado confianza y credibilidad, estamos creciendo como nadie en Europa y creando empleo», ha subrayado el jefe del Ejecutivo, quien insistió en que España habrá recuperado en 2017 el PIB perdido durante la crisis económica.