Tras nueve años como presidenta de los populares catalanes, Alicia Sánchez-Camacho pasará en marzo el testigo a Xavier García Albiol, lo que no impide que siga vinculada a la política de su tierra en pleno órdago independentista. Defiende convencida que «no vamos a permitir que la democracia quede devaluada en Cataluña» y apela a la unidad de acción de todos los constitucionalistas, esto es, PP, PSC y Ciudadanos, de cara a los próximos comicios catalanes. También ha trabajado mano a mano con Fernando Martínez-Maíllo, en la controvertida ponencia de Estatutos que se debatirá en el XVIII congreso nacional del PP. Con su vehemencia habitual, defiende el modelo a doble vuelta que han diseñado como remedo de primarias así como la capacidad de María Dolores de Cospedal para simultanear todos sus cargos. Secretaria primera de la mesa del Congreso y presidenta del comité electoral del PP, asegura que «no habrá referéndum» en Cataluña.

Pregunta.- ­­­¿Ha fracasado la “operación diálogo”?

Respuesta.- En absoluto. La “operación diálogo” se lleva manteniendo con la sociedad catalana desde hace mucho tiempo y ahora la ha intensificado la vicepresidenta. Quiero recordar que el Ejecutivo de España ha estado con la mano tendida atendiendo a los problemas reales de los catalanes, ahí están el FLA y las inversiones en infraestructuras. Creo que es el camino más sensato y responsable para solucionar la situación a la que nos ha llevado el gobierno de Cataluña. Es importante que la “operación diálogo” funcione de la mano de la firmeza, algunos lo interpretan como una cesión y es diálogo con la sociedad catalana.

P.- Da la sensación de que no ha habido mucha presencia del Estado en Cataluña y que esta operación llega un poco tarde.

R.- Ha habido interés por parte de la Generalitat en minimizar al Gobierno de la nación, pero todos los catalanes saben quién ha pagado las facturas de las farmacias, de los hospitales, quién ha hecho el desdoblamiento de la nacional II o las plataformas de la lanzadera de El Prat y por tanto, quién está haciendo política real para dar respuesta a los problemas reales de los catalanes. Mientras, el Gobierno de Cataluña ha hecho una absoluta dejadez de su responsabilidad.

El Gobierno está preparado y tiene todos los mecanismos para hacer cumplir la Ley»

P.- ¿Habrá consulta independentista?

R.- No. Ni puede, ni habrá referéndum.

P.- Pero ese fue el mismo discurso antes del 9-N de 2014 y hubo consulta.

R.- Hay diferencias sustanciales. El 9-N era una consulta participativa que incluían bajo el paraguas de una ley del Gobierno catalán. Ahora se dice claramente que es un referéndum y, por tanto, es claramente ilegal. No tienen competencias para hacerlo, afecta a la soberanía de todos los españoles y está regulado en la Constitución que una Comunidad no puede convocarlo sin la autorización del Congreso. Quiero recordar que el Parlament vino a la Cámara Baja a solicitar la autorización y se le denegó. Por tanto el Gobierno de Cataluña sabe que no tiene competencias. Le aseguro que ni puede ni se va a hacer.

P.- ¿Eso significa que veremos a la guardia civil retirando las urnas o precintando los colegios electorales?

R.- Tengo plena confianza en el Gobierno. Ha actuado con absoluta moderación y serenidad, con atención permanente a los catalanes. Desde luego, va a velar porque se cumpla la ley en Cataluña y lo va a hacer con proporcionalidad. Pero aquellos que están esperando determinadas situaciones que puedan parecer muy gráficas para aumentar el victimismo, van por el camino equivocado, porque este Gobierno no está por los actos escénicos y las performances de algunos sino por gobernar, de manera real y seria.

Los que esperen situaciones muy gráficas para aumentar el victimismo, van por el camino equivocado»

P.- Insisto, ¿qué se va a hacer si sacan las urnas?

R.- El Gobierno, y lo ha dicho la vicepresidenta, sabe cuáles son los mecanismos por los cuales puede garantizar el cumplimiento de la legalidad en España, está lo suficientemente preparado y tiene todos los mecanismos para hacer cumplir la ley.

P.- ¿Cuáles son las medidas coercitivas de las que se habla?

R.- Que yo sepa, eso no lo ha anunciado el gobierno. Se habla de informaciones de prensa. Las únicas medidas que puede tomar el Gobierno son las que están contempladas en la ley. A cualquier acto de incumplimiento de la legalidad, se responderá con la misma proporcionalidad. No voy a entrar en hipótesis. Y además creo que no es bueno. Es un proceso lo suficientemente delicado para no apelar a escenarios que no se producen, sino ir paso a paso, con mucha moderación y sensatez.

P.– La Constitución permite medidas coercitivas como la aplicación del 155.

R.- No anticipemos escenarios que no se dan. El análisis político y jurídico contempla muchos escenarios. Cuando esos actos se produzcan, se producirá la actuación, no se tiene que especular.

P.- Cuando no reconocen la autoridad de tribunales como el Constitucional, ¿qué margen de maniobra queda?

R.- Pueden decir que no lo reconocen, pero las sentencias se tienen que cumplir y ahí están los procesos judiciales. Si alguien está demostrando que actúa con firmeza, es el estado de derecho y los procesos de inconstitucionalidad y las sentencias deben ser acatadas.

No vamos a permitir que la democracia quede devaluada en Cataluña»

P.- ¿En qué medida ayuda o perjudica la declaración del señor Mas el día 6?

R.- Es un proceso judicial que respetamos y sobre el que no tenemos nada que decir excepto que hablen los tribunales. Estamos a gobernar, a garantizar los derechos de los catalanes y a que la ley se aplique en Cataluña.

P.- ¿De qué se habla cuando se apela al artículo 155 de la Carta Magna?

R.- Es un artículo que está en la Constitución y todo el mundo tiene capacidad de leerlo y de interpretarlo. No creo que yo tenga que ser la intérprete. Para eso hay juristas.

P-. Supone la asunción de una serie de competencias como seguridad, funcionarios, sectores estratégicos…

R.- Pero es que si yo lo digo el titular va a ser que la presidenta del PP catalán afirma que el artículo 155 se aplica de manera parcial y no quiero avanzar escenarios. El 155 está ahí, es muy claro y todo el mundo sabe que pueden producirse suspensiones parciales o no, pero que yo no me refiero a él porque no soy quien lo debe interpretar.

P.- ¿El juez ahora suspendido, Santiago Vidal mintió, exageró, dijo la verdad…?

R.- Lo que más me preocupa es que el señor vicepresidente de Cataluña diga que hay una base de datos fiscales de los catalanes y  que los que están alentando ese proceso, como el señor Vidal, afirmen que se hacen listas ideologizadas de jueces a favor del proceso. Lo que me preocupa es esa situación de apología porque supone una división social y cívica, una fractura de la sociedad.

P.- ¿Estamos hablando de listas negras de jueces, de periodistas, de funcionarios…?

R.- Eso es lo que se ha interpretado de las palabras del señor Vidal con respecto a los jueces. No vamos a permitir que en Cataluña la democracia quede devaluada, que la democracia pierda sentido en Cataluña. Necesitamos libertad y no vamos a permitir que haya listas de buenos y de malos ni de jueces.

Que Colau sea la comparsa del independentismo, no ayuda a consolidar el Estado de derecho»

P.- ¿Qué papel juega Ada Colau?

R.- El partido de Ada Colau comparte la equidistancia y la ambigüedad en la que se movió siempre el PSC. En lugar de estar y de ayudar a los constitucionalistas y en la defensa del Estado de Derecho, está en el sometimiento al discurso políticamente correcto en Cataluña que es el de la autodeterminación y el derecho a decidir. Que Colau sea la comparsa, la muleta del independentismo, no ayuda a consolidar las garantías del Estado de derecho. Me hubiera gustado más que hubiera defendido la unidad de España, el respeto  las sentencias, la libertad e igualdad de todos los catalanes.

P.- ¿Tiene en cuenta Moncloa al PP catalán o prefiere apoyarse en el delegado del Gobierno?

R.- Va a hacer casi 9 años que he sido presidenta del PP catalán y desde el primer día hasta el último hemos tenido el máximo contacto con el Gobierno. Ha habido una relación extraordinariamente buena y se está teniendo con el líder que va a salir del próximo congreso que es García Albiol. Gobierno y partido están en permanente contacto, tanto la secretaria general como la vicepresidenta, con el PP catalán. Además, el señor Millo es una persona de partido, por lo que estamos todos en el mismo proyecto. Los que han querido dividir se equivocan.

P-. ¿Los que han querido dividir desde fuera o desde dentro?

R.- Pues no lo sé. Puede haber más interés mediático en la nueva figura de la delegación del Gobierno, pero el Ejecutivo y la vicepresidenta están en contacto constante no sólo con el PP de Cataluña sino con Ciudadanos, con el PSC… Además, la relación del delegado del Gobierno con el partido en Cataluña es extraordinaria, de permanente diálogo y colaboración.

P.- ¿Está asegurada la elección del señor Albiol como líder del PP catalán?

R.- El señor Albiol es el coordinador general del partido, ha sido asumido por los órganos del partido de manera unánime y creo que las voces en los partidos las tienen los órganos del partido, no las personas que individualmente, dentro o fuera, puedan hablar. Además el PP catalán tiene que ser clave para el desenlace de este desafío.

El reto más serio al que debemos enfrentarnos es a la unidad de los partidos constitucionalistas»

P.- ¿Ve posibilidades de recuperación electoral si hay catalanas este año?

R.- El PP ha obtenido los mejores resultados de la historia en Cataluña, aunque algunos no lo hayan querido reconocer, en los momentos más duros del desafío independentista. Tras la sentencia del TC sobre el Estatut conseguimos el mejor. Es verdad que ahora nos ha ocurrido como al resto del partido en toda España, pero algunos han querido interpretarlo sólo en clave catalana, sin tener en cuenta que el efecto ha sido el mismo en todas las Comunidades.  Creo que la recuperación del PP va a ser muy clara y evidente porque los votantes en Cataluña observan que el partido de la estabilidad, el de la gobernabilidad, que garantiza la unidad de España y la libertad e igualdad de todos los españoles es el PP.

P.- ¿Es posible la unidad de acción con Ciudadanos en Cataluña?

R.- Uno de los grandes retos que tenemos en Cataluña, el reto más serio, es la unidad de acción de los partidos constitucionalistas. Lo he dicho en muchas ocasiones. Dejémonos de personalismos, de opciones partidistas. Está por encima la libertad, la igualdad y la garantía de nuestros derechos en Cataluña. Fui la primera que planteó que debíamos ir juntos el PSC, el PP y Ciudadanos y siempre hemos repetido esa oferta.

P.- ¿Habla de una alianza preelectoral, de presentarse juntos en una misma lista?

R.- Nunca he hablado de eso, pero sí de una unidad de acción. Debemos ir juntos de la mano porque en Cataluña tenemos un desafío de ruptura de la convivencia. El que crea que se roba votos de uno a otro se equivoca porque es en perjuicio de todos.

No creo que sea una prioridad ni una necesidad de la sociedad regular la maternidad subrogada»

P.- ¿Es partidaria de las primarias?

R.- Soy partidaria del modelo que hemos elegido, el que permite que cada militante pueda plantear un voto para elegir a su presidente con un sistema de doble vuelta. Es una de las mejores opciones, porque hemos descubierto que las primarias no han sido una experiencia óptima ni positiva. No vamos a aprender de lo malo sino buscar un modelo propio que combine nuestro sistema actual con otro que permita mayor pluralidad.

P.- ¿Será asambleario el congreso del PP catalán?

R.- Aún no lo hemos visto. Primero vamos a aprobar los estatutos y luego convocaremos el congreso del PP catalán. Estamos a favor de la mayor libertad, pluralidad y participación de los militantes. Soy partidaria del que todo el que quiera pueda participar y el señor Albiol también.

P.- ¿Puede Cospedal simultanear todos sus actuales cargos?

R.- Creo que la secretaria general del partido tiene la capacidad como para poder simultanear esos cargos. Lo ha demostrado sobradamente.

P.- ¿Hay que regular la maternidad subrogada?

R.- No creo que sea una prioridad en estos momentos, ni creo que sea una necesidad de la sociedad española.