El dirigente catalán Francesc Homs será jugado por el Tribunal Supremo el próximo 27 de febrero por desobediencia y prevaricación administrativa por el 9-N. El tribunal estará integrado por siete jueces y no por cinco por su condición de aforado y lo más probable es que estos magistrados dicten sentencia al mismo tiempo o antes que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que estos días enjuicia a Artur Mas y dos ex conselleras por los mismos hechos.

La resolución que dicte el Tribunal Supremo contra Homs por el 9-N será firme mientras que la que se acuerde contra el ex president de la Generalitat y dos de sus ex conselleras tendrá que ser revisada por el alto tribunal por lo que la revisión del fallo del TSJC estará condicionado por la sentencia que firmen siete jueces de la sala penal del alto tribunal.

Los testigos

El Supremo ha fijado tres sesiones para la celebración de esta vista en la que está previsto que declaren como testigos Artur Mas aunque, dado que está siendo enjuiciado en el TSJC, no tendrá que contestar a las preguntas que le puedan perjudicar ni tampoco deberá jurar que va a contestar a la verdad.

Por el contrario, los jueces han rechazado que comparezca como testigo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, porque no forma parte de este proceso “la valoración política de los hechos asumida por los miembros del Gobierno”. Tampoco deberán declarar el presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, ni el ex fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce porque “son los documentos y no el testimonio personal de quienes dirigen” estas instituciones “los que reflejan las decisiones adoptadas en sus respectivos ámbitos funcionales”.

Los jueces han aceptado llamar a declarar como testigos al presidente del Instituto de Estudios Autonómicos, Carles Viver y al presidente de la comisión jurídica asesora de la Generalitat Albert Lamarca.

Las pruebas

El tribunal también se opone a incorporar a la vista la resolución de la junta de fiscales de Cataluña del 18 de noviembre del 2014 en la que se opuso a presentar una querella contra Mas por estos hechos. Los magistrados consideraron que este documento tiene “carácter de oficio y no de resolución y forma parte de los trabajos preparatorios de la decisión del fiscal general” que finalmente presentó una querella contra el ex president de la Generalitat y dos de sus ex conselleras. En cualquier caso, este documento consta en la causa, ya que ha sido incorporado por la defensa de Homs.

Asimismo, comparecerán como peritos los guardias civiles que han elaborado un informe técnico sobre los programas informáticos que se usaron el 9-N. Homs se enfrenta a nueve años de inhabilitación.

Homs acusa a la Fiscalía de cobarde

El acusado ha relacionado la agilidad con la que el Supremo ha señalado el juicio con la supuesta voluntad de condicionar al actual gobierno de la Generalitat en la celebración del referéndum sobre la independencia que Carles Puigdemont se ha comprometido a convocar antes de que finalice septiembre. Ha acusado además a la Fiscalía de “cobardía” por no haber querido formularle preguntas durante la sesión del juicio oral a Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega en la que hoy ha participado como testigo.

“¿De qué tiene miedo que conteste la Fiscalía? se ha preguntado, “teme que le recuerde mi denuncia contra el Gobierno o que el mismo fiscal que hoy interrogaba era el fiscal de guardia el 9-N y entonces consideró que no había lugar a medidas cautelares”. El ex conseller se ha mostrado convencido de que la negativa a que Rajoy comparezca como testigo se debe también a que “tiene miedo de declarar” y ha acusado al TS de encubrirlo con su negativa.

En este contexto, ha puesto en duda la independencia de los tribunales españoles y ha asegurado que si la sentencia es condenatoria, como él espera, recurrirá a instancias europeas. “los perseguidos por nuestras ideas tenemos la suerte de estar amparados por Europa, los tribunales europeos corrigen a los españoles, que protegen a los poderosos” ha concluido poniendo como ejemplo la sentencia de las cláusulas suelo.