El ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez ha visitado la cárcel de Robben Island en la que el expresidente sudafricano Nelson Mandela estuvo preso 18 años y, conmovido por la experiencia, ha puesto como «ejemplo para todos» su liderazgo, «que logró unir» a su país, «bajo el perdón, la reconciliación y la fraternidad».

Sánchez se encuentra en Sudáfrica desde el pasado viernes, participando en un seminario organizado por dos fundaciones progresistas, y ha aprovechado su viaje para visitar la celda en la que Mandela estuvo 18 de los 27 años que estuvo preso.

Y ha compartido su reflexión, junto a unas fotografías en las que se le ve mirando la celda, en las redes sociales. «Escribo estas líneas, a vuela pluma, en el ferry de vuelta de Robben Island a Cape Town. Es una visita conmovedora, en absoluto agradable», ha dicho.

Sánchez, ‘incrédulo y emocionado’El ex líder del PSOE ha relatado la jornada, compartida con otros visitantes cuya «charla animada» antes de atracar el barco después «se transforma en silencio y gesto entre incrédulo y emocionado» al entrar en la prisión y escuchar las experiencias de los presos políticos que les acompañan.

En particular, Sánchez ha querido compartir la expresión que se acuñó en esa cárcel, por los presos políticos que se enseñaban unos a otros durante el cautiverio, ya que muchos eran intelectuales y otros, analfabetos.

Así, surgió el ‘each one techa one’ (cada uno enseña a a uno), un «lema fraternal de aprendizaje mutuo» que se le ha quedado «grabada, como un grito de resistencia basado en la solidaridad entre personas». «Sirva su ejemplo y su memoria para mantener viva esa llama: la fraternidad entre los seres h umanos. Para que no haya más discriminaciones ni presos políticos en el mundo», ha concluido su testimonio.