El denominado Día del desarme con el que han culminado los actos organizados con motivo del desarme de ETA en Bayona se han convertido en un acto de apoyo a los presos de ETA. Incluso algunos de los etarras más sanguinarios en la historia de la banda, como Josu Zabarte, el Carnicero de Mondragón, condenado por 17 asesinatos, han participado de modo activo.

Si a lo largo de todo el acto, que se ha prolongado durante más de una hora, los asistentes han coreado gritos en contra de la dispersión de los presos en cárceles alejadas del País Vasco, así como gritos en favor de la amnistía y la independencia, en un momento del mismo han subido al escenario un grupo de representantes sociales y políticos que han colaborado con el proceso de entrega de armas y entre los que se encontraba Zabarte. Tras 30 años preso, Zabarte aseguró en 2014 en declaraciones a El Mundo que no se arrepentía de sus crímenes porque él no asesinaba sino que “ejecutaba”.

La lectura del manifiesto la ha llevado a cabo uno de los artesanos de la paz, Michel  Berhcoirigoien. Ha urgido a los Estados francés y español a adoptar medidas adecuadas al nuevo escenario y que incluyan, entre ellas, el final de la dispersión y el “sufrimiento a sus familias”: “Supone un segundo castigo a los presos”. En el mismo se ha instado a reparar las heridas y a subrayan la convivencia en el futuro. Para ello se ha apelado a poner en marchas a partir de ahora medidas que permitan dar una salida los presos de ETA y a los “refugiados” con soluciones “alternativas a la cárcel”.

Se ha apelado a tomar medidas “alternativas a la cárcel” para dar una salida a los presos

En la lectura del manifiesto, al que han asistido alrededor de 5.000 personas, se ha instado a iniciar un nuevo tiempo que permita superar “el conflicto”. Se ha instado a “ponerse en el lugar del otro”para avanzar en el nuevo tiempo hacia la construcción de la convivencia.

Han recordado también las dificultades en las que se ha desarrollado todo el proceso de desarme en especial por los obstáculos puestos por España y Francia, “pero estamos donde tenemos que estar”.

El portavoz de los mediadores civiles ha señalado que “todas las víctimas del conflicto” deben estar en el centro del nuevo tiempo que se abre tras el desarme de ETA completado esta mañana. Ha insistido en que se deben dar pasos para lograr asentar definitivamente la paz, “que va más allá de un desarme”, para que se logre que sea “justa, irreversible y construida desde el respeto”.

Otra de las portavoces de los ‘artesanos de la paz’ ha reclamado a los gobiernos de España y Francia que los presos enfermos de ETA salgan cuanto antes de prisión, “los queremos en casa”, entre aplausos de los asistentes.

En otro momento, uno de los intervinientes ha llamado a todos a apoyar para que”este presente doloroso, como es el de los presos y sus familias” se resuelva a traves de su excarcelación, “debe ser posible, debe ser posible”, ha afirmado con vehemencia. También se ha comprometido ante las victimas de la violencia que tras la entrega de armas de hoy, sufrimientos como el suyo “no volverán a pasar”.

Bajo el título ‘Por el desarme, al servicio de la paz’, el acto central del llamado ‘Día del desarme’ se ha iniciado con la proyección del documental ‘La paz ahora, una exigencia popular’. Posteriormente se ha proyectado un vídeo con imágenes del proceso llevado a cabo para proceder al desarme y que hoy ha terminado. A lo largo de todo el acto se han evitado imágenes de ETA, de sus crímenes o de víctimas del terrorismo.

El acto central se ha desarrollado bajo el título “Por el desarme, al servicio de la paz”

Previamente se había celebrado una mesa redonda-debate organizada por el movimiento civil que ha impulsado el desarme, Bake Bidean, en el que han participado el ex consejero de Justicia, Joseba Azkarragz, la representante del Foro Social Permanente, Aintzipe Leizaola y el magistrado, Phillipe Texier.

El acto se ha celebrado después de que a primera hora de la mañana el portavoz de los verificadores internacionales, Ram Manikkallingam, confirmara que el proceso de desarme de ETA se había completado. La banda terrorista había entregado en torno a las 08.00 horas de hoy un dossier en el que se detallaba la localización de ocho zulos en los que ETA había depositado alrededor de 3.000 kilos de explosivo, 120 armas de fuego y abundante material.

Mannikkaningam ha asegurado que de manera inmediata, una vez recibida la información la han puesto en conocimiento de las autoridades francesas “pertinentes”. En la operación coordinada por los llamados artesanos de la paz han colaborado 172 voluntarios que custodiaban los ocho zulos, ubicados todos en territorio galo pero en algún caso fuera del País Vasco francés. A mediodía la policía y autoridades francesas ya habían acudido a todos los zulos y se apropiaron del arsenal dado a conocer por ETA.

En el acto de Bayona también han intervenido representantes de la Iglesia

Mannikkaningam ha destacado la importancia de la operación que ha permitido dar por desarmada a ETA. Ha subrayado el carácter singular que ha tenido con la intervención de representantes de la sociedad civil del País Vasco francés. En el acto de verificación también han intervenido representantes de la Iglesia, como en Arzobispo de Bolonia y un pastor de la iglesia metodista de Irlanda.

A lo largo de todo el día en Bayona miles de personas han participado en los diversos actos programados. A los mismos no han acudido representantes de los partidos vascos a excepción de EH Bildu, que ha estado representada por Arnaldo Otegi, además de diversos cargos institucionales de la coalición. También ha acudido Josu Zabarte, el conocido como el carnicero de Mondragón.

Desde los sectores afines a la izquierda abertzale se ha subrayado el carácter “histórico” del desarme completado hoy en Bayona y se ha insistido en el mensaje de que ahora se inicia un nuevo ciclo en el que se tendrán que abordar, entre otras cuestiones, la situación de los presos de ETA y “la desmilitarización” de Euskadi, tal y como ha apuntado Otegi. El dirigente independentista también ha asegurado que en el futuro volverá a convocar a la sociedad y los medios para anunciar “un Estado vasco”. También han pedido la excarcelación de los presos enfermos cuanto antes, “los queremos en la calle”.