Medio centenar de trabajadores del Ayuntamiento de Madrid pertenecientes a la Agencia para el Empleo -un organismo autónomo- han convocado una concentración para este viernes 21 de abril a mediodía. Se manifiestan por el desalojo del edificio en el que llevan trabajando más de dos décadas, traslado motivado por el desembarco de la nueva concejala de Igualdad, Celia Mayer, tal como adelantara El Independiente el pasado 11 de abril.

Mayer fue destituida del área de Cultura y nombrada al frente de Igualdad, una nueva concejalía creada por Manuela Carmena (la alcaldesa ha asumido las funciones de Cultura). Para su nueva dedicación, la ex concejala de Ganemos (ahora pertenece a una corriente llamada Madrid 129) se fijó en un edificio ubicado en la Ronda de Toledo, número 10, un antiguo palacete en posesión de la Corporación. El único problema: el palacio ya estaba ocupado por 50 empleados de la Agencia para el Empleo.

Celia Mayer se instalará en un edificio ya ocupado por 50 trabajadores

El Comité de Empresa del inmueble ya ha comunicado que presentará a la denuncia a la Inspección de Trabajo «por incumplimiento de Convenio». «Ante el anuncio de movilizaciones del Comité de Empresa», dice un boletín interno, «se ha pretendido hacer un desalojo a toda prisa, comunicando a los trabajadores el traslado de un día para otro y despreciando lo que establece y regula para estos casos el Convenio Único para el Personal Labora del Ayuntamiento de Madrid y sus Organismos Autónomos».

El escrito de los trabajadores es muy duro. «Denunciábamos», continúa el texto, «que esta decisión era fruto de un capricho de la nueva representante de igualdad, para instalarse con su equipo en un espacio municipal que se encuentra en pleno funcionamiento y en un momento crucial en la puesta en marcha de cursos, certificados de profesionalidad, talleres de empleo, convenios con empresas, acciones de orientación e intermediación laboral, etc».

Sabéis que la mayor parte váis a ir a cuatro minutos andando», responde el Ayuntamiento

El Comité ha escrito a Marta Higueras, Primera Teniente de Alcalde y una de las personas más cercanas a Carmena. La respuesta ha insatisfechos al medio centenar de empleados. «Sabéis que la mayor parte váis a ir a la sede de la Agencia del Paseo de Pontones, es decir, a escasos cuatro minutos andando del edificio que dejáis», ha contestado Higueras, asumiendo que no todos irán a Pontones.

«El término desalojo no me parece apropiado por cuanto que en el ámbito de lo público nada es de nadie», corrige la teniente de alcaldesa. «En todo caso, de la ciudadanía, que verá una centralización de parte de la actividad de la agencia como algo beneficioso». Algunos empleados que serán desalojados han expresado a este medio su irritación por esta carta.

El Comité de Empresa tilda la decisión de «capricho» de Celia Mayer

Higueras asegura que «los cursos o certificados de profesionalidad» no se verán afectados porque el traslado «durará tres días». «Dado que vuestra carta ha sido llevada a los medios de comunicación, me veo en la obligación de tranquilizar a la ciudadanía y, especialmente, a las personas desempleadas de Madrid por el servicio que presta la agencia».

La comunicación del traslado se produjo verbalmente el día 5 de abril. Menos de dos semanas después, el comité denuncia que se está empezando a llamar a «compañeros» para ordenarles «empaquetar» sus posesiones antes del traslado.