Presidencia del Gobierno ha propuesto las fechas del 26 o 27 de julio para que Mariano Rajoy declare ante el tribunal que juzga la primera etapa de la Gürtel. El presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, se dirigió a la secretaria general de la presidencia del gobierno, Charo Pablos, para las fechas más adecuadas de esa declaración, de modo que no interfiriera en la agenda del jefe del Ejecutivo. «Le hemos contestado y la Audiencia gestionará esa información como mejor considere, es el presidente de la misma quien debe administrarla», han señalado fuentes de Moncloa.

En todo caso, los mismos medios consultados indican que Rajoy «estará a lo que diga el tribunal», tanto en lo que respecta la fecha de su declaración como a su deseo de hacerlo por videoconferencia, sin presencia de las partes, desde su despacho de Moncloa o de la sede nacional del PP.

Moncloa aduce que la videoconferencia es «el medio menos gravoso» para la declaración del jefe del Ejecutivo

En la respuesta de Moncloa, remitida el pasado día 12, se señala que «teniendo en cuenta la agenda del presidente del Gobierno prevista para los próximos meses, la fechas más adecuadas son el 26 o 27 del mes de julio». Además, insisten en los argumentos ya conocidos sobre la supuesta virtud de que declare por plasma y no en persona. Explican desde la secretaría general de la Presidencia que la comparecencia física de Rajoy ante el Tribunal, teniendo que desplazarse a San Fernando de Henares (Madrid), «implicaría un despliegue importante de recursos públicos» siendo la videoconferencia «un medio de prueba habitual y ordinario en los procesos penales».

Por otro lado, aducen, «concurren razones de seguridad» toda vez que el desplazamiento del jefe del Ejecutivo, bien ante la sede física del Tribunal o una constitución de éste en el despacho oficial, «supondría todo un conjunto de medidas de seguridad ciertamente desproporcionadas». Tras insistir en que este método es el menos «perturbador» para el ejercicio de sus funciones, abogan por el plasma como «el medio menos gravoso».